Nuevo día de calor sofocante. Todo un detalle por parte de la organización de dejar el agua fría en los servicios. Ya sabemos cómo se lo gastan en algunos sitios. Dejamos el agua pero más bien caliente para que pases por la barra si te quieres refrescar. Así que hay cola en los servicios para mojarse a base de bien. Y también la manguera echando agua continuamente para que la gente alivie el calor.

Llegamos para ver a los Surfbort. El sol les pega de cara pero ponen ganas para que la gente pase un buen rato. Y la gente responde. Dani Miller no para en ningún momento y se baja a cantar entre el público que se lo pasa bomba. Lleva el cuelgue de siempre y afronta lo temas con esa actitud entre de dejadez e ir a cien. Pero claro, no hay quien se resistan al encanto de canciones como “Billy” ó “Les Be in Love”.  Entre canción y canción reparten todo el merchan. Ante la petición del público se hacen hasta bises y ya sabemos cómo va el tiempo en los festivales.

Siguiente parada Adia Victoria en el escenario Love. Aquí tenemos sombra que se agradece que no veas. Y el nombre le viene al pelo. Porque victoria es como se puede definir el concierto. Para mí una de las más gratas sorpresas del festival. Su música con esa base blues nos sienta de maravilla y nos hace disfrutar de principio a fin. Su último disco “A Southern Gothic” es una gozada pero en directo gana muchos más enteros. Y es que Adia es una bestia del escenario. Se lo hace genial y defiende los temas de manera brillante. Disfrutamos con “Far From Dixie“ y “Magnolia Blues”. Se entregan de lo lindo en “Head Rot”. Cada vez más suelta y con las interpretaciones de “My Oh My “, “Whole World Knows “ y “Troubled Mind“ nos dejan en una nube. Eso sí, el grupo la respalda a la perfección así que Adia no se corta y lo da todo y si hay que tirarse al suelo pues a ello. La versión de “You Was Born to Die” y “Parchman Farm” dan ese toque blues tradicional pero traídas a su terreno. Nos alegran la tarde de verdad.

Nos movemos hasta el escenario Respect para ver a los Driver By-Truckers. Nunca sabes que versión te puedes encontrar pero los Driver saben que están en un festival y que hay que animar al personal así que eligen su lado más rocanrolero para que el concierto no decaiga en ningún momento. Patterson Hood y Mike Cooley siguen comandando la nave a la perfección y es una gozada verles intercambiarse punteos. Eso si, bien apuntalados por el otro guitarrista. Como anécdota comentar la caída de sonido en “The Driver”. La gente en principio contrariada se pone a dar palmas para apoyar al grupo. No hay público como el del Azkena. Nos dejan sin aliento con “Hell No, I Ain’t Happy“ que casi hay que pedir oxigeno. Memorable. Concierto excelente y broche de oro con “Let There Be Rock“ y “Marry Me“. Se despiden bajando las pulsaciones con “Angels and Fuselage” pero ya está todo el bacalado vendido. Bon Scott singing, «Let There Be Rock Tour», Ahhhhhh.

Hay que reponer fuerzas. Volvemos rápidamente para ver a Afgham Wings que lo que tenía en mente. Entramos y en el escenario Love tenemos a Delirium Tremens. Pienso, “me quedo un momento y me voy”. Me quedo pegado en el sitio. Sonidazo y el grupo demoledor. Van pasando las canciones y consiguen darme esa sensación de bienestar que pocas veces aparece en un concierto. Disfruto de veras y eso que los tengo olvidados. Ya sabes, ya los veré que tocarán cerca de casa cualquier día. Pero bueno, todavía recuerdo “Ikusi eta Ikasi” que es una maravilla y como no “Boga Boga” que me pone la piel de gallina. La lección con la que salgo del Azkena es repasar su discografía ya!!!!!.

Nos metemos en el Fuzzville a ver a La Perra Blanco. El infierno es un lugar más agradable. Seguro. El desbarre que hay no tiene nombre. La gente enloquecida. Según entramos el contrabajo  se mete entre el público con el instrumento en ristre. Nadie se resiste a su música y “Find Me That River”, “My Teeth Are Falling”, “You Can Touch My” ó “Misery” ponen el garito en un fiestón.

Pero hay que irse a coger sitio para Social Distorsion. No vamos a engañar a nadie. Era el reclamo preferido para un servidor. Y no defraudan. Si te dicen de antemano lo que va a tocar lo firmas sin pensar. Pocas veces he visto la comunión que consiguen con el público. Ese final con “Story of My Life” y “Ring of Fire” con todo el público apoyando los temas con sus “eh ohe ohe” es de lo que no se olvida fácilmente. Pero claro para llegar a ese punto hay que ir currandoselo durante todo el concierto. Y es que del tirón se hacen “Bad Luck”, “Bye Bye Baby” y “So Far Away”  con lo que se meten al público en el  bote. Y es que todo va sobre ruedas. Sonidazo, el grupo tocando de maravilla y una selección de no-existos que marea. No bajan el pistón en ningún momento. Turno para “I Wasn’t Born to Follow” que te pone como una cabra para seguir el subidón con “She’s a Knockout” y sobre todo con un “Sick Boy” con la que te desgañitas porque te alegra la vida que no veas. Más madera con “Machine Gun Blues”. Nos sorprenden con la revisión del “Wicked Game” de Chris Isaak que el público recibe de muy buena gana. “Prison Bound” nos pone en órbita de nuevo. Esto es un no parar. Felicidad absoluta. Nos anuncia nuevo disco para este año y una muestra es “Tonight” que es marca de la casa. Pero todavía hay más. Una demoledora “Gotta Know the Rules” que te pone a mil por hora. Es que no te lo puedes creer la que está cayendo. “California (Hustle and Flow)” nos mantiene arriba. No hay bajón en ningún momento. Y llega la puntilla para dejarnos nokeados de verdad. Es oír el bajo a  todo meter y estalla “Don’t Drag Me Down” con la que ya perdemos la cabeza. Siguen con una macanuda “Born to Kill” y de nuevo nos desborda con “Dear Lover” que disfrutamos como si no hubiese un mañana. El resto ya lo he comentado. Buen trabajo chicos.

Estamos ya más que satisfechos pero queda una última parada con Ilegales que son una carta segura. Están de celebración y hacen un repaso a sus temas más emblemáticos así que a pasarlo bien. Llegamos cuando están tocando “Juventud egolatría“. Nos anuncia “Eres una puta” no sin antes sentirlo por si alguien se molesta. Siguen con “El norte está lleno de frío”, “Enamorados de Varsovia” y “Regreso del vacío”. Pero hay que despegar de verdad así que toca meter otra marcha. “Destruye”, “Soy un macarra”, “Bestia, bestia” y “Dextroanfetamina” agitan al público que lo tenían un poco apalancado. Te partes con los comentarios de Jorge. Nos dice que Ilegales mezclan temas chorras como está última, pero que le encantan, con otros más “trascedentes”. Y cuando ya nos íbamos a ir Jorge nos anuncia repaso a su primer disco. Ya no nos vamos. “Yo soy quien espía los juegos de los niños”, “Tiempos nuevos, tiempos salvajes”, “Hola mamoncete”, “Caramelos podridos” y “Problema sexual” siguen aguantando el paso del tiempo y ponen al personal a cantar y pasarlo bomba como el primer día que las oímos.

Ahora sí que toca despedirse.


Lugar: Mendizabala (Gasteiz)
Fecha del Evento: 17 de Junio de 2022
Text : Antonio López
Fotografías: David Mars