Sale en las noticias el Azkena. Comentan que la entrada es gratis para los menores de 14 años. Algún chaval con sus aitas sí que hay. Llegamos a pillar eso en nuestros tiempos y ya sabemos donde íbamos a estar los 3 días. Ahora los juegos de ordenador les tienen atolondrados. La madre que lo pario.

Llegamos y tenemos a Wicked Wizzard tocando. Un power trio con gente muy joven. El poder tocar en un escenario como el del Azkena y el equipo que tienen pues es para disfrutar por parte de los músicos. Y la gente ya está por la labor. No mucha pero ya hay personal. El postulado de los Black Sabbath está a buen recaudo.

La siguiente parada son Dewolff. Los holandeses ó como dice su cantante de los Países Vagos conectan rápido con el público. Es un grupo que se trilla el circuito europeo a base de bien así que están más que rodados. Temas como “Live Like You” ó “Sugar Moon” son bien recibidos  a pesar del chaparrón que justo cae en ese momento. “Double Crossing Man” nos engancha de veras y en “Tired of Loving You” su guitarrista nos demuestra su maestría a las seis cuerdas. En “Treasure City Moonchild” hay vacile con el público para acabar con “Deceit & Woo” y más vacile con bajada del guitarrista a tocar entre el personal.

Nos vamos al escenario God que tenemos a Israel Nash. La verdad es que se me hace un poco monótono. Las canciones están bien pero un poco más de chispa animaría más la cosa. “Woman at the Wel”, “Goodbye Ghost”, “Down in the Country” se dejan oír. Bueno, llega “Rexanimarum” y sí que elevan las pulsaciones.  

Volvemos al escenario Respect que tenemos a Emmylou Harris. Es una leyenda y nadie lo va a discutir pero después de tres días un concierto de country entero no es igual lo mejor para mantener el ritmo. Estamos un rato. La verdad que cuando salio la etiqueta de “americana” qué pensaría esta mujer. Es lo que ella ha hecho toda su vida. La música americana más tradicional no tiene secretos para Emmylou. Country, western, espirituales cantando a capella y todo lo que te puedas imaginar. Una banda que la arropa de maravilla y la voz de Emmylou hace lo demás. De todas formas me arrepiento de no ver entero su concierto. Me convencen para ir a Ryley Walker que no me dice gran cosa y me paso el concierto de charla. “Ooh Las Vegas” sí que prometía.

Nos situamos bien que llega el turno de Patti Smith. Conciertazo de la buena de Patti. Y es que esto es fácil. Cuando una artista se entrega y ves que lo que hace no tiene ni trama ni cartón conecta enseguida con el público y este sabe apreciarlo. La manera de afrontar los temas y la intensidad que pone nos desborda pero claro a eso hay que añadir las canciones claro está. En algún momento tiene que coger aire. La vida dice ella. Y verla emocionada por la respuesta del público dice mucho de ella. Empieza con “Redondo Beach” y sólo oír su voz piensas que ha pasado mucho tiempo desde que la oíste por primera vez pero esa voz sigue intacta y emociona de verdad. En el grupo no falta su inseparable amigo Lenny Kane. Otro que merece un capítulo aparte. Disfrutamos de “Grateful” y una soberbia “The Wicked Messenger” con una Patti empezando a desatarse. Subidón con “Dancing Barefoot” con la que la gozamos de veras. No falta el recital de “Footnote To Howl” y su “Holy! Holy! Holy!…” . Sigue con “Don’t Say Nothing” con una Patti ya metida en harina y viendo que el público no para de apoyar cada tema se la ve muy a gusto. El “wake up” levanta al personal. Para “Free Money” la tenemos quitándose la chaqueta, tirando el micro y poniendo al personal a disfrutar de lo lindo. Una pasada con el público entregado. Baja un poco las pulsaciones con “Beneath the Southern Cross” para de seguido dejar a la banda sola. Se acuerdan del  cumpleaños de Paul Mccartney y sus 80 primaveras festejándolo con un pletórico “Helter Skelter” que canta el bajo. Siguen volviéndonos majaretas con la interpretación del “I Wanna Be Your Dog” que canta Lenny. Vuelve Patti para interpretar “Nine” y “One Too Many Mornings” que se la dedica a  Emmylou Harris. Y ya nos preparamos para la traca final que es de las buenas. Creo entender que su otro guitarra es su hijo y se acuerda de su marido Fred “Sonic” Smith antes de atacar “Because the Night” y poner Mendizabala de bote en bote. Sigue con una pletórica “Pissing in a River” para dar la estocada definitiva con “Gloria”. Mira que estas harto de oírla pero es que Patti nos desborda y consigue que sea un fiestón. Pero esto no ha acabado y ya con “People Have the Power” nos morimos. Disfrutar es poco. Sólo piensas que no acabe nunca. Total entrega de la gente y en el escenario              Emmylou Harris cantando con el grupo. Inolvidable.

Tenía pensado ir a Black Montain pero al final me decido por Robyn Hitchcock que me pilla más cerca y tengo la corazonada que me va a gustar. Se me hace ameno y es que Robyn domina la canción pop como nadie. Es otra leyenda sin lugar a dudas. Nos deja bien claro que bebe agua mineral sin gas y ¿sin pescado?. A saber que quería decir. Distingo “Saturday Groovers”, como no “New York Doll” que es una gozada.  En castellano nos pregunta si estamos enamorados y se hace “So You Think You’re In Love”. Pero la sorpresa llega al final cuando se sube Lenny Kane y se hacen “I Wanna Destroy You” que es un temazo que quita el hipo.

Decidimos darnos una vuelta por el Trasville. Nos metemos y todo el mundo bailando y dándolo todo en la pista. Me digo que no veo al grupo. Me acerco y resulta que no hay grupo. “Rock’n’Roll is Dead and we don’t care”. La peña a mover el esqueleto. Era el otro garito el del concierto al que no hay quien entre.

Pues nada, nos situamos para ver a Suzi Quatro. Aparece con toda una bandaza en la que no falta de nada. Sección de vientos y bailarinas incluidas para que el espectáculo sea total. Me dicen que es fecha exclusiva en toda Europa. Esto sólo lo consigue el Azkena. Suzi se muestra muy activa en todo momento y con muchas ganas con un público que la espolea y anima de lo lindo. Así que si la jefa está por la labor la banda a darlo todo también. Nos hace un repaso a sus grandes éxitos recordándonos incluso la fecha de los mismos. También nos dice que lleva 60 años en el negocio y por lo visto le queda cuerda para rato y la jubilación me parece que tiene que esperar. Con “The Wild One“ calientan la maquinaria y luego leña al mono: “I May Be Too Young”, “Daytona Demon”, “Tear Me Apart” y “Stumblin’ In”, que nos recuerda que es la única canción en la que ha hecho un dueto y para la ocasión le pide a su guitarrista que la acompañe. La cosa no para y llega el turno de “48 Crash” que es con la que nos enamoramos todos de Suzi viendo el video de turno. Se hace “I Sold My Soul”  y en “Can I Be Your Girl?” manda a toda la banda fuera del escenario y se pone al piano a interpretar el tema. Un “Slow Down” la mar de vacilón vuelve a animar al personal y “Rockin’ in the Free World” es carta ganadora sobre todo en un festival como el Azkena. Como ir a misa un domingo y no saberte el Padre Nuestro, Te excomulgan. La gente apoyando el tema y llevando a Suzi en volandas.  Más éxitos como “She’s in Love With You” para que no ce caiga la fiesta. Siguen con “Too Big” y “Glycerine Queen” en la que se hace un solo de bajo muy vacilón. Y llega su primer gran éxito “Can the Can” con las palmas echando chispas y con “Devil Gate Drive” tiene a todo el público comiendo en su mano que se lo pasa bomba y no para de dar palmas. Acaba con “If You Can’t Give Me Love” que nos recuerda que el tiempo no sólo pasa por Suzi pero que disfrutamos como el primer día. Grande Suzi.

Nos vamos rápidamente al escenario Respect que tenemos a Michael Monroe. Cuando llegamos ya están tocando “One Man Gang”. Como siempre tenemos a un Michael Monroe  salido de madre y moviéndose sin parar por todo el escenario. Pasan los años pero él siempre dando lo todo. Cae “I Live Too Fast to Die Young” de su último trabajo recién salido del horno. No hay quien se resista a “Last Train to Tokyo” que nos pone como motos. La banda es la que le  viene acompañando los últimos años así que la maquinaria está más que engrasada con Sami Yaffa al bajo y Steve Conte y Rich Jones a las guitarras y entregados de veras a la causa. Otro tema de su último trabajo “Murder the Summer of Love” da paso a “Nothin’s Alright” con la que te subes por las paredes. A Michael Moonroe le ha dado por abanicarse y regalar los abanicos al público. Unos cuantos lanza. Cae un demoledor “’78”, “Soul Surrender” y disfrutamos como enanos con “Ballad of the Lower East Side” y “Old King’s Road”. Hay tiempo para acordarse de los Hanoi Rocks con “Motorvatin’“ y “Malibu Beach Nightmare” pero nada comparado a el “Hammersmith Palais” de Demolition 23 que te saca fuerzas de donde no las tienes. Fiestón con el “Up Around the Bend” de la Creedence para terminar de sacudirnos de veras con “Dead, Jail or Rock ‘n’ Roll”.  Pero la gente está encantada y el grupo quiere poner la guinda al pastel y nos regalan otra de los Hanoi Rocks y se hacen “Oriental Beat”. Se despiden entre “oe oe oe oe’s” que lo disfrutan de lo lindo desde el escenario. ¿No pueden ponerles todos los años para cerrar no sólo un día sino todos los que duré el festival?.

Y esto ha sido todo. El año que viene más y mejor.


Lugar: Mendizabala (Gasteiz)
Fecha del Evento: 18 de Junio de 2022
Texto: Antonio López
Fotografías: David Mars