Tras varios aplazamientos por fin llegó el turno de Bilbao para la gira “Baladas para una despedida” en la que Perales ofreció a un entregado público en el auditorio del Palacio Euskalduna su penúltimo concierto en Bilbao (el último será el 29 en el mismo auditorio), como parte de su despedida como cantante (aunque ha anunciado que seguirá en su faceta de compositor). A estas alturas poco podemos añadir sobre la vida y obra de uno de los últimos grandes cantautores en castellano en activo, así que resumidamente diremos que desde finales de los 60 ha compuesto y registrado más de 500 canciones (muchas de ellas para otros artistas como Raphael, Mocedades, Lola Flores, Julio Iglesias…) y cuenta con 26 álbumes de estudio. Durante casi 3 décadas no ha habido casi coche sin un cassette de sus éxitos ni casa en la que no hubiese al menos un vinilo primero o CD después con sus canciones y sigue siendo de los más conocidos y apreciados después de tantos años en activo.

Hechas las presentaciones de rigor, empezó con “Balada para una despedida” seguida de “Me llamas”, con la misma entrega y entusiasmo de un cantante novel y que mantuvo a lo largo de toda la noche (a pesar de los años su inconfundible voz se conserva muy bien). Tras varias pausas, en las que desgranó sus orígenes musicales y biografía, continuaron apareciendo algunos de sus temas más conocidos (“Me llamas”, y “Y tú te vas”) y algunas de las canciones que compuso para otros artistas (“Por qué te vas” para Jeanette, “Le llamaban loca” para Mocedades….). Llegando al ecuador se atrevió a cantar prescindiendo de la banda “Qué no daría yo” y ”frente al Espejo” (compuestas originalmente para Rocío Jurado y Raphael respectivamente) acompañado únicamente de su guitarra, siendo éste uno de los momentos más íntimos en el que tocó en soledad quizá recordando sus orígenes y su comienzo como cantante casi sin proponérselo ni quererlo.

En el tramo final (cuando los aplausos se lo permitían) llegó el momento de sus probablemente dos canciones más conocidas: “Un velero llamado libertad” y “Y cómo es él” y acabando con “Me iré Calladamente”, al término de la cual se le premió con una ovación de gala a la altura de su leyenda y como reconocimiento a su trayectoria y dedicación.

Contribuyó muy favorablemente al espectáculo la cuidada puesta en escena, con una iluminación y fondos que variaban dependiendo del tema (fondos de otoño, fondo con recortes de periódico, colores tristes o alegres según requería la ocasión) y no olvidemos que la acústica del Euskalduna sigue siendo de lo mejorcito que podemos encontrar a día de hoy.

Y así es como Perales, toda una institución en la música, se despide de Bilbao con una actuación sencillamente inolvidable. ¡Gracias por todo!


Lugar: Palacio Euskalduna (Bilbao)
Fecha del Evento: 27 de diciembre de 2021
Texto: Ibai Jiménez
Fotografías: David Mars