Ya está aquí, ya llegó, una nueva edición del festival rockero por excedencia del país y ese es el Azkena Rock Festival. En su decimotercera edición, volvemos a tener tres escenarios, como sucedió hace dos años. El escenario principal se llama Lou Reed, para recordar el espíritu y el gran legado que nos dejó, la carpa o escenario donde los djs ponen el punto final a cada noche llamada Raúl Aransáez, en recuerdo del guitarrista y fundador de los vitorianos Reverendo Parker y fiel seguidor del Azkena Rock, fallecido el pasado año y el tercer escenario, al lado de la entrada al festival.

El encargado de abrir el festival fue la banda vitoriana de metal 13 Left to Die, segundos clasificados en la última edición del Concurso Pop-Rock Villa de Bilbao. Se hicieron dueños del escenario Lou Reed, demostrando que las bandas de la ciudad tienen cabida en un festival como este.

Formados en Vitoria-Gasteiz en 2008, 13 Left to Die puso sobre el escenario un potente metal en el que la técnica y las elaboradas composiciones marcan el sello propio de la banda. Nos presentaron su nuevo trabajo, titulado “King for disposal”, el cual nos dejo un grato sabor de boca y fue gran comienzo para el festival y para que poco a poco la gente fuese calentando motores.

Una vez finalizado el concierto de los vitorianos, puse rumbo a la carpa para ver el concierto de Monster Truck que cogieron el relevo y tanto que lo cogieron que fueron una de las sensaciones del festival pese a su breve concierto de treinta minutos.

La banda canadiense está formada por: Jon Harvey (voz y bajo), Jeremy Widerman (guitarra), Brandon Bliss (teclado) y Steve Kiely a la batería.

Estuvieron  presentando su trabajo “Furiosiity” con un directo de pura adrenalina. Su estilo va desde hard rock a blues sureño. Pudimos escuchar “Old train”, “The lion”, “For the sun”, “Sweet mountain river”. Con esta última canción ya tenían a toda la carpa a sus pies, y eso que estaba ya repleta de gente porque empezó la lluvia a hacer de las suyas.

Acabado el concierto de los canadienses estaba programado en el escenario Lou Reed que actuara la banda Sueca Bombus, que venían a presentarnos su segundo LP “The Poet and the Parrot”, pero por culpa de la fuerte lluvia se tuve que suspender, la organización intento reubicarlos para el sábado pero fue imposible.

Esperamos que para la siguiente edición estén aquí presentando su trabajo y su gran directo. También ese día se cancelo el concierto de Bourbon que estaba programado en el escenario 3, pero este concierto se reubico para el sábado.

Después de estar tres cuartos de hora sin música por la jodida lluvia, el festival siguió en la carpa con Hundson Taylor. Una carpa que no entraba ni un alfiler, estaba lista para que los hermanos Alfie y Harryprosiguieran con su música folk-pop con el festival. Pese a tocar un estilo que no tiene muchos adictos en el festival, se gana al personal a base de fuerza y energía y sobre todo con su último single “Batle II” que hizo las delicias de todo y puso un punto final de una buena actuación.

Después del dúo dublinés vino uno de los conciertos más esperados por la parroquia, el trotamundos Steven Gene Wold, más conocido como Seasick Steve aterrizo sobre el escenario Lou Reed acompañado de otro barbudo, Dan Magnusson a la batería.

A la gente que le encante  el blues, este hombre es “blues” en estado puro, desde la gorra hasta la suela de sus zapatos y nos dio una lección a pesar que de aparición de la lluvia a los veinte minutos del concierto. En el transcurso de la lluvia salvo a una chica de la lluvia y la subió al escenario para cantarla una canción, todo un detalle por su parte, pero fijo que esa chica fue la envida de mucha gente porque hubo momentos que parecía una batalla entre la tormenta y el poderoso blues de Steven.

Finalizado el concierto de Seasick Steve nos fuimos a todo correr a la carpa que estaban tocando uno de las bandas que más expectación tenia, The Stranglers.

La banda británica formada por Baz Warne, guitarra y voz, y Jean-Jacques Burnel al bajo, Dave Greenfield al teclado y Jim MacAulay a la batería que reemplaza en directo a Jet Black, el batería oficial, estaban celebrando su 40 aniversario de la banda que se dice rápido pero pocas bandas pueden presumir de una larga trayectoria.

Empezaron el concierto con mucha fuerza con los temas “Get A Grip On Yourself” o “Peaches” haciendo dueños y señores de una carpa que estaba con ganas de juerga. Se vio un concierto potente, energético y se les vio con ganas de disfrutar y hacer disfrutar al personal que era lo importante, transcurrido el concierto tocaron el tema “All Day and All of the Night” de los Kinks que ya lo han hecho de su repertorio.

Sobre las 22:30h Scorpions se adueñó del escenario Lou Reed, era el plato fuerte del día y uno de los grupos que más expectación atraía, por no decir el que más ya que hace unos años anunciaron que después de esta gira dejaran de tocar, así que para todos los amantes de la buena música esta era una oportunidad para ir y verles en acción.

La banda liderada por Klaux Meine empiezo con mucha fuerza el concierto con “Sting in the Tail” y “Make it Real”, acompañado de un buen juego de luces y pantallas que mostraban imágenes de la juventud de la banda que dio un colorió especial al concierto.  También se escucharon los clásicos como “The Best Is Yet to Come” y “Send Me an Angel” que la gran mayoría de los presentes estábamos deseando oírlas.

En líneas generales fue un concierto correcto, aunque nos quedamos con ganas de mas, eso sí se marcaron un final de concierto con grandes éxitos como “Wind of Change”, “Still Lovin’ You” en la cual el publico la canto con ellos y para poner punto y final al concierto tocaron “Rock You Like a Hurricane” como fin de traca a la fiesta de los alemanes.

Finalizado el concierto del cabeza de cartel, mucha gente cogieron rumbo a la salida, yo en cambio ni me lo pensé y  me dirigí a todo correr a la carpa a pillar sitio en las filas delanteras, porque había muchas ganas de ver al cuarteto de Bristol, Turbowolf que poseen unos de los directos más brutales que se pueden ver actualmente.

La banda de Bristol esta liderada Chris Georgiadis a la voz que hizo de frontman a las mil maravillas ganándose a todos los que fueron a verles, Andy Ghosh a la guitarra que dio toda una exhibición de técnica, Lianna Lee Davies al bajo y Blake Davies dándolo todo a la batería.

Pese a lo corto que se hizo el concierto fueron unos de los triunfadores de la noche sin lugar a duda porque mezclaron juventud, potencia, energía, rock, psicodelia, punk en un combo que nos hizo disfrutar y bailar a su ritmo.

Luego llego el turno Marah liderado por el cantante y guitarrita David Bielanko, fueron unas de las grandes decepciones de la noche y eso que venían a presentar el disco “Mountain minstrelsy of Pennsylvania” que revive composiciones tradicionales del siglo XIX.

A pesar de las ganas que le puso David que hubo momentos que bajo a cantar con el público y dijo que el azkena rock era el mejor festival, no era las horas más adecuadas para el concierto de su banda, hubiera sido mejor ponerles sobre los primeros grupos, pero también hubo cosas positivas como la actuación de Gus Tritsch, un niño rubio de ocho años que parecía que tenía más de veinte años de experiencia por la técnica que posee sobre la guitarra y el violín.

Ya para poner punto final a la jornada estaba la banda Unida liderada por Jhon Garcia que nos brindaron de una gran actuación de stoner Rock que puso punto y final al viernes.

Una primera jornada con una asistencia de más 14000 personas que quedo marcada por la lluvia y por las grandes actuaciones de Monster Truck, Seasick Steve y Turbowolf.


Lugar: Mendizabala (Vitoria)
Fecha del evento: 20 de junio de 2014
Texto: David Mars