Compositora, músico, cantante, actriz, artista multidisciplinar… El poder hipnótico de Maika Makovski hace imposible desviar la vista un solo instante cuando sube a un escenario. Inquietud, seducción, pasión, intuición, personalidad… todo está en su música, que cautiva siempre pero especialmente en directo.

En permanente estado de atención, sus múltiples viajes por distintos países y las asociaciones con distintas ramas del arte le permiten crear obras complejas y auténticas, lugares capaces de emocionar con el poder de sus canciones. Un ejemplo es “Chinook Wind”, su último disco editado en 2016 y que contiene una selección de diez canciones que Maika compuso tras regresar de un viaje a Macedonia, la tierra de su padre, donde exploró en sus raíces.

El álbum está grabado en Bristol, donde trabajó de nuevo con John Parish (PJ HarveyEels). Tiene una producción muy desnuda y cruda, destacando la instrumentación acústica y los arreglos de cuerda y metales que arropan su voz.

El próximo miércoles 22 de febrero la artista mallorquina nos mostrará su nuevo trabajo acompañada del cuarteto de cuerda barcelonés Brossa Quartet, compuesto por dos violines, viola y chelo, junto a Pep Mula a la batería y Pau Valls a la trompa. La cita será a las 20.00 horas en el Teatro Arriaga de Bilbao.

Venta de entradas pinchando aquí.