Podríamos decir que existen varios tipos de bandas, así, a groso modo, las que hagan lo que hagan siempre llenarán estadios por nombre; las que poseen una calidad inmensa y trabajan mucho pero tienen poca repercusión; las que arriesgan, se estrellan y acaban prácticamente desapareciendo del mapa tratando de recuperar el prestigio perdido o , por el contrario, ese giro inesperado les catapulta a situarse entre los elegidos; y las que, sin hacer demasiado ruido, se mantienen con la cabeza alta en una segunda línea con una regularidad artística y un buen rendimiento continuado que aúna a unos fieles primeros fans y que, poquito a poco, se les suman nuevos integrantes en sus filas.

Nada Surf son un clarísimo ejemplo de este último caso, y es que aunque muchos (por ignorancia) los consideren como la típica banda acreedora de un “one hit wonder”, la realidad es que se han labrado una carrera digna de mención cuyo punto álgido, para otros, llegó con su tercer largo ´Let go´, el mismo que les ha devuelto a la carretera este 2018 para celebrar que ha cumplido 15 años. Un ejemplo de la importancia que tuvo este álbum es la reciente edición, días antes de su gira española, de un disco homenaje a la banda neoyorquina titulado Tu Aura brilla más: Nada Surf Let Go 15 Aniversario en el cual han aportado su particular revisión del mismo bandas como Lagartija Nick, Clovis, La Habitación Roja, Niños Mutantes o Rufus T. Firefly, entre otros.

La realidad es que cualquier excusa siempre es grata si regresan a los escenarios de nuestro país (y el suyo de adopción) en donde tanta estima les tenemos, así que, como no podía ser de otra forma, acudimos a su segunda cita en Madrid, dentro del ciclo musical Son Estrella Galicia, para revivir de cabo a rabo este magnífico trabajo en directo que, a la postre, incluiría otro repertorio con lo más granado de su carrera.

Así pues, y como era de esperar fueron cayendo los doce temas que componen el disco en estricto orden y cuya portada reflejaron en el parche del bombo, acompañados por la guitarra de Doug Gillard, ya un fijo en la formación, y los teclados de Louie Lino, quien ya girara con la banda años atrás durante presentación de ´Let Go´. Había ganas y se notaba sobre las tablas y en el ánimo del público asistente que llenaba por segunda noche consecutiva el Teatro Barceló, retroalimentándose conjuntamente ambas partes según iba avanzando el repertorio y del que destacamos, en su primera parte, los ritmos vivos de The Way You Wear Your Head, Hi-speed Soul y Treading Water, el halo alegre de No Quick Fix o esa maravilla que es Inside of Love, si bien el resto de temas no le fueron a la zaga. También tuvo su momento de lucimiento el siempre locuaz Daniel Lorca al ocupar el centro del escenario envuelto en una tonalidad azul oscura e interpretar vocalmente Là pour ça, el mismo que al concluir Paper Coats nos comunicó que harían un pequeño descanso antes de arrancar con la segunda parte del show.

Dicho y hecho, porque un cuarto de hora después, volvían a la carga con más ímpetu, si cabe, reactivando al personal con un setlist que incluiría algunos de los temas más destacados de cada uno de sus 9 álbumes de estudio y que comenzaría con Cold to see clear, el single que abre su más reciente trabajo ´You Know Who You Are´, al que le seguiría Teenage Dreams (The Stars Are Indiferente To Astronomy) y What is your secret? (The Weight is a Gift).
Las pulsaciones subían con Dispossession, así como las caras risueñas en las agitadas cabezas de los más viejos del lugar alegrándonos de que rescataran esta canción incluida en su segundo y reseñable trabajo ´The Proximity Effect´, de cual también incluyeron otro cañón como es Firecracker. Y, entre medias de ambas, ´Let go´ volvería a recuperar el protagonismo con Neither Heaven Nor Space, uno de los temas que en su edición limitada publicada en el viejo continente figuraba como bonus track y que para la ocasión bien merecía ser recuperada.

Y las viejas composiciones no dejaron se sonar, en esta ocasión Stalemate (High/Low) y el cover de Love Will Tear Us Apart de Joy Division incrustado en mitad del tema que, como no podía ser menos, una atenta sala aclamó. El remate llegaría con Amateur (The Proximity Effect) y otra de la canciones que enaltecieron el buen ánimo del respetable, See These Bones, justo antes de los bises que arrancaron con el hit que les llevó al éxito instantáneo y cuyo título, Popular, fue tarareado por un entregado y jubiloso público que, (por fortuna) fuera de la (tristemente) actual norma habitual, concentró los sentidos de la vista y el oído directamente en el epicentro de donde emanaban las notas y melodías en manos de un quinteto protagonista que disfrutaba tanto o más que el respetable. Por supuesto, y para finalizar en lo más alto, no podía faltar la magistral Always Love y la festiva Blankest Year con el ya conocido “fuck it” coreado al unísono por un auditorio que, a su conclusión, agradecía con una gran ovación la entrega y buen hacer de la banda “spanidense”, quienes volvían a atesorar que son un valor seguro si lo que esperas es ver y disfrutar de un encomiable directo.

Queridos Nada Surf, ¿cuándo decís que volvéis…?


Lugar: Teatro Barceló (Madrid)
Fecha del Evento: 16 de Febrero de 2017
Texto y fotografía: Luis López Pascual