Dos hermanos de Texas, uno, expresidiario recién salido de la cárcel y el otro, un hombre divorciado y con dos hijos, se lanzan al robo desesperado de sucursales del mismo banco que está a punto de expropiarles la finca familiar. Tras ellos pisándoles los talones,  un Ranger a punto de jubilar y su ayudante.

Esta es la premisa de Comancheria, un soberbio western crepuscular moderno nominado a 4 oscars (incluyendo mejor película). Su acertado título original “Hell or High Water”, que podría traducirse como “Contra Viento y Marea”, define muy bien la búsqueda de redención de los dos hermanos sin nada que perder y con el único objetivo de dejar algo que transcienda sus tristes vidas.

La película sabe y huele al Texas profundo y salvaje, un entorno deprimido y solitario habitado por personas que anhelan los viejos valores del lejano oeste, valor y sacrificio, y detestan los actuales de egoísmos y manipulación que práctica la dictadura de los banca. De esta forma, la mayoría de los personajes se posiciona más del lado de los atracadores que del de los propios bancos.

Comancheria nos habla, a través de las magníficas interpretaciones de los 3 actores principales y de una acertadísima banda sonora: un personaje más que ayuda a transmitir el desolador ambiente de este territorio salvaje, sobre los decadentes valores de la sociedad actual, la dictadura de la banca y la situación de las minorías y el derecho a portar armas en los Estados Unidos.


Texto por JM Charro

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies