Esta tarde, cuando estaba preparando la crónica del concierto que ofreció Allen Toussaint el pasado domingo en la Sala BBK dentro del fastuoso ciclo Music Legends, me ha noqueado la noticia de su muerte ayer mismo tras su concierto madrileño. Tentado he estado de convertir la crónica en otra cosa, más tirando a panegírico. Pero creo que no. Respetando la leyenda, la mejor manera de homenajearle es contar qué hizo y alguna cosa que no hizo en su concierto bilbaíno. Con estas cosas no sabes cómo acertar pero ese es mi pequeño homenaje a un artista legendario.
allen_salabbk_9
Músico, compositor, arreglista y productor en New Orleans (todo lo que suene a niuorleáns hace que los aficionados movamos los pies), se presentó en Bilbao en formato cuarteto. No descollaron sobremanera sus acompañantes pero sí que se permitieron algunos lujos que se agradecieron desde la platea. El baquetas no sobreactuó, el bajista (con un bajo enorme de, creo, seis cuerdas) retumbó pero sonó contenido en los solos que le concedió el jefe y el guitarra cumplió comedido, rellenó huecos y, como dijo A., nos ofreció pequeños detalles que sólo se oyen en los discos (rasgados pristinos, arreglos que enriquecen la melodía…).

¿Y el jefe? Pues a sus 77 años presentaba un aspecto estupendo, nada que presagiara su triste final. Con americana de lentejuelas lucía elegante aunque, ejem, sus sandalias con calcetines blancos nos reafirmaban en lo poco cool que son. Cómodo estaría, eso sí. Y así, ante una nutrida concurrencia desarrolló un set que picó en todos y cada uno de los estilos que le adornan. Por allí asomó el boggie, el blues, el soul más sedoso y la untuosidad del sonido de Nueva Orleans.
allen_salabbk_6
Las canciones van cayendo. Un medley de temas eternos cobra vida en una reptante y sincopada “Working In A Coal Mine”, enmarcada entre otras como “Fortune Teller” o “A Certain Girl”. Las baladas tienen cabida, perfectamente imbricadas en el set, cohabitando con el ritmanblus de “Get Out Of My Life Woman” donde cobra protagonismo la guitarra. Pero es a partir de aquí donde el show pierde frescura tomando los mandos el softrock más mainstream. Un instrumental con el guitarra tocando dos flautas y la banda sometida sonó new age, “St. James Infirmary” sonó pelín plana aunque ganó garra con el duelo entre piano y guitarra y, sí, esta vez también con solo de bajo y el “Tipitina” del Professor Longhair, quizás por comparación, me sonó sin la garra de éste.

De ahí al final la cosa mejoró con boggie pantanoso, blues canónico (“Long, Long Journey”) e instrumentales poderosos que demuestran que todavía lo tenía aporreando ágil los marfiles. Tras un concierto notable no concedió el bis solicitado. No importó, aunque ya no habrá oportunidad de verle de nuevo. Una pena.

Descanse en paz. Rock on!!!


Lugar: Sala BBK (Bilbao)
Fecha del evento: 08 de noviembre de 2015
Texto: Lorenzo Pascual
Fotografías: Lorenzo Pascual

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies