Crónica del concierto de Giant Sand en Bilbao

Los Giant Sand decidieron separarse en su día tras una dilatada carrera. Bueno, Howe Gelb puso fin al grupo que para eso es el que ha estado al frente durante toda su trayectoria. Pero ya el año pasado reeditaron el primer disco que lo retitularon “Returns To Valley Of Rain” y  volvió a poner a funcionar al grupo para tocar en directo el disco. Y ahora han hecho lo mismo con su segundo trabajo que han retitulado “Recounting The Ballads Of Thin Line Men”. Yo la verdad que no lo había oído. Con Giant Sand te esperas ese rock fronterizo y desértico que te deja el gaznate más seco que la mojama. Y cuál es mi sorpresa que me encuentro con un trabajo de rock en todos los sentidos. Para mí un discazo. Está claro que no tiene mucho que ver con lo que hacían en sus otras etapas ya que Howe Gelb siempre ha ido cambiando y haciendo lo que le daba la gana. Así que me digo si el segundo está de la hostia hay que oír el primero y de nuevo da en la diana. Mis discos favoritos para acabar el año.

A la hora programa aparece una pareja vestida de la misma manera. Muy molón la verdad. Con eso flecos y tal. No estaba anunciado telonero así que alguno resoplamos porque la cosa va ir para largo. Han puesto unos sintetizadores al frente del escenario y son para ellos. Música espacial que te lleva de viaje sideral. Te descoloca un poco porque piensas en que poco tiene que ver con Giant Sand. El nombre del grupo ni idea pero por el saludo del final serán franceses.

Cuando aparecen Giant Sand el Antzoki presenta una entrada normalita. No está mal. La cosa es que sale el trio y se colocan detrás de los sintetizadores por lo que el espacio visual queda un poco alterado. Porque no los han quitado nos preguntamos. Empiezan con la versión de Johnny Thunders “You Can’t Put Your Arms Around A Memory“ y te da la sensación como que la cosa no está muy ajustada y parece que estén ensayando. La cosa tiene su mágia. Pero claro la canción es la que es y suene como suene te engancha si o si. Siguen con ese hit que es “Desperate Man“ que le tenía que haber colocado en el Olimpo de los Dioses  y el bolsillo bien lleno de dinero. La cosa va cogiendo chicha y disfrutamos de esas grandes canciones que son “Reptillian” y sobre todo “Tantamount”. Se hacen “Who Am I” y ya en “Graveyard” la chica del anterior grupo les ayuda en lo coros y les queda muy guapa. Y es a partir de “The Chill Outside” cuando la cosa se consolida de verdad. La chica del bajo pasa a la guitarra y voz para esta canción  y del bajo se ocupa el chico del anterior grupo. Suenan más contundentes. Y que decir de la canción. Una maravilla. Ya el chico del otro grupo no deja la guitarra en lo que resta del concierto y “Body Of Water“ y “A Hard Man To Get To Know” apabullan. Acaban potentes y pisando fuerte con “Thin Line Man“ y de nuevo hay cambio de cromos y la bajista habitual es sustituida por la otra chica del grupo. Se han tocado todo el disco y ha pasado en un suspiro. Para mantener la misma intensidad hubiese sido bueno rescatar piezas del primer disco pero se hacen dos temas y uno de ellos es de nuevo “You Can’t Put Your Arms Around A Memory“ pero está vez con toda la gente que ha participado y Howe Gelb encargándose sólo del micro lo que le  permite soltarse más y hacer está vez una versión llena de poderío. Una horita justa. A veces menos es más.


Lugar: Kafe Antzokia (Bilbao)
Fecha del Evento: 14 de Noviembre de 2019
Texto: Antonio López
Fotografías: Lorenzo Pascual

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *