Crónica del concierto de Sebadoh y Dearly Beloved en el Kafe Antzokia

Lou Barlow activa Sebadoh y edita material nuevo. El disco titulado «Act Surprised» no tiene desperdicio y nos muestra que el grupo está en plena forma. Parece que esta vez no han grabado los temas a la primera de cambio y le han dado más tiempo a la grabación. Lo de grabar en primeras tomas era una de las características del llamado Lo-Fi y que ellos patentaron para mantener la frescura de las canciones sin nada de sobreproducción. Pero el nuevo disco no pierde fuelle por dedicarle algo más de tiempo a las canciones y se disfruta de principio a fin.

Y para abrir la velada tenemos a los canadienses Dearly Beloved. Como no les conozco me doy una vuelta por google y tienen bandcamp. Me encuentro que tienen ya unos cuantos discos. El último es de este año y lo han titulado “Times Square Discount”. Saben calentar el ambiente y desde luego que no están de paso y nos hacen pasar un buen rato. Hacen un rock en el que te encuentras de todo desde punk, toque de metal, stoner, psicodelia. Empiezan con “Who Wants To Know” y ya apabullan pero es sobre todo “Candy coated” la que anima el cotarro con bajada del escenario de la cantante y el bajista a tocar entre la gente. De su último disco cae “Race To The Bottom” y “LSD” creando ambiente psicodélico de andar por casa con la pistola de pompas de jabón. Se despiden con “RIP” dejando a la gente más que contenta.

Cuando aparecen Sebadoh el Kafe Antzokia se ha llenado y presenta una buena entrada. El empiece es un poco desastre con un sonido sin ajustar y con rotura de cuerdas de la guitarra de Lou Barlo. Lo curioso es que cuando deja de tocar la guitarra todo suena mejor. Así que “Beauty of the Ride” es mero trámite. Han preparado el bolo para que unas cuantas canciones las cante y toque la guitarra Lou Barlo y otras Jason Loewenstein cambiándose los instrumentos y dejando este el bajo a Lou. Desde luego que a mí el cambio no me sedujo mucho la verdad. Siempre es una gozada ver tocar a Lou el bajo pero es que las canciones que cantaba y tocaba la guitarra Jason bajaban enteros a base de bien. Quitando “Phantom“ que si estuvo tremenda ó el final antes del bis con “Careful“ el resto de verdad que para mí las jodían. Pero bueno, para gustos los colores. Menos mal que las de Lou sí que estaban a la altura y podemos disfrutar de un “I Will“ que aunque era al principio y el sonido no acompañaba todavía mantuvo el tipo.

Ya con “Medicate“ la cosa se entonó y las siguientes “See-saw“, “Sunshine” y “Reykjavik“ nos olvidamos de todo y disfrutamos de verdad antes del cambio de instrumentos claro. Cuando Lou vuelve a cantar y tocar la guitarra llega la mejor parte del concierto. Cae “Not a Friend”, una soberbia “Soul and Fire”, “Celebrate the Void” de su último disco que Lou nos grita que le encantan las canciones y remata con una gozada de “Fool” y vuelta al cambio de instrumentos. En los bises vuelve a coger Lou el timón. Pero la verdad es que ya me resulta difícil engancharme. Y así “Magnet’s Coil”, “License to Confuse”, “Rebound” , “Ocean” y “Skull” me pasan sin pena ni gloria y aguanto porque me dan ganas ya de pirarme. Menos mal que el final con “Brand New Love” lo arregla todo y desatan la tormenta perfecta y nos deja mejor cuerpo.


Lugar: Kafe Antzokia (Bilbao)
Fecha del Evento: 09 de Septiembre de 2019
Texto: Antonio López
Fotografías: David Mars

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *