Crónica del Azkena Rock Fest 2019 (sábado)

Nos encontramos a Garbayo en el escenario Love. Su pop-rock vitaminado engancha a cualquiera así que nos quedamos un rato. Pero hoy es el día que toca pasar de un escenario a otro hasta que lleguen los platos fuertes. Me gusta más ver un concierto entero pero como no tengo una predilección me da igual. Nos acercamos hasta el escenario Respect que me parece que no he dicho y está presidido por Scott Walker y Dick Dale. Están tocando Mt. Joy. El grupo de Los Angeles suena de maravilla y su folk-rock nos hace pasar un rato muy agradable. Tienen buenas canciones por lo que habrá que darles una oída más tranquilamente.

Siguiente parada son los Meat Puppets. Estamos un rato pero no me convencen mucho. Luego me dijeron que fueron de menos a más. Lo que oí lo mismo hacían una especie de pachanga otro tema parecía a lo Pogues y cuando nos íbamos metían una caña a lo Nirvana que ya molaba más. Así que nos acercamos a ver a Tesla. Es difícil engancharte cuando ya ha empezado y no vas muy predispuesto pero el rato con “Change” y “Edison’s Medicine (Man Out of Time)” estuvo bien. Nos acercamos al Trashville. Nunca había entrado. El garito que se han montado está la mar de molón pero el calor que hace te pide salir al aire “fresco”. Vemos un rato a los Courettes. Un duo de guitarra-batería que están muy bien. Siguiente parada es Neko Case. La pelirroja se presenta sin batería y su propuesta no es que anime mucho para el sitio en el que nos encontramos. En un garito funcionaria mejor. Pero claro, por oírla cantar merece la pena. Se ha puesto unos pantalones de esqueleto muy vacilones. Disfrutamos entre otras de “Deep Red Bells“, “Margaret vs. Pauline” pero sin mucho entusiasmo. Se pone a hacer ejercicios de culturista y pienso esta es “Man”. Pero sin batería no tiene mucho sentido y sigue en tono narcotizante. Y lo mejor llega con “I Wish I Was the Moon” y “Hold On, Hold On” que se muestran más animadas.

Nos vamos para Wilco. Hay que situarse bien. Tengo que decir que ofrecieron un gran concierto. Todo sonaba perfecto y la banda es una gozada verla tocar con un Jeff Tweedy que canto de maravilla. Y eso sin que Wilco sea un grupo que me mate pero al Cesar lo que es del Cesar. Desde la primera canción “Handshake Drugs” ya se ve al grupo lanzado desatando una tormenta guitarrera que anima mucho el cotarro. El público entregado y en “I Am Trying to Break Your Heart” acompañan la canción dando palmas. Y llega “War on War” y todo parece perfecto. Turno para una celebrada “I’ll Fight” y en “Misunderstood” se muestran brillantes cuando se desatan con la gente apoyando la canción. Se acuerdan de su primer álbum con “Shouldn’t Be Ashamed”. Y esto sí que es tela marinera. Una gozada de canción y con un Nels Cline a la guitarra que remata la jugada de manera magistral. Hay tiempo para el toque más experimental donde están más dispersos y hay más desarrollo pero hasta que estalla la canción y todo encaja. Es el caso de “Bull Black Nova”. Llega la parte de banda americana que hace música americana sonando más tradicionales. Para ello acude al cancionero de “Mermaid Avenue” y se hacen “California Stars” donde no falta el banjo y la steel guitar y “Hesitating Beauty”. Y saben volver a subir las pulsaciones con una brillante “Box Full of Letters”. Y te preguntas ¿de verdad que el grupo es mejor ahora que en sus inicios?. Y la cosa sigue increscendo por que llega “Impossible Germany“ que enloquece a la gente con el solo de guitarra de Nels Cline que parece no tener fin y cae “Jesus, Etc.” que disfrutamos de principio a fin. Una maravilla tíos. Animan al personal de lo lindo en “I’m Always in Love” con los “oohhhh” del publico apoyando la canción. No falta “I’m the Man Who Loves You” para acabar de manera brillante con “The Late Greats” que es el broche perfecto para una velada inolvidable.

Toca  reponer fuerzas. Así que nos vamos a comer algo. Nos encontramos con una multa en el coche. Montas un festival con un aparcamiento reducido y te pones a poner multas a coches que no molestan el tráfico. De verdad que para matarlos. Entramos y esta Morgan actuando. Su soul sureño suena muy bien y nos quedamos un rato. Pero hay que situarse para los The Cult. Otro grupo que tampoco me quita el sueño. Es lo que tiene que de chaval estaba ACDC y todo lo demás eran unos secundarios. Vale…, también molan. Están de aniversario con el disco “Sonic Temple” así que en un principio se hacen unas cuantas canciones del disco y luego una selección de sus canciones más reconocidas. Y tengo que decir que Billy Duffy siempre me ha parecido el guitarra rockero perfecto. Su forma de ponerse la guitarra no la tiene nadie. Parece una prolongación de su cuerpo. Sobre todo cuando toca esa maravilla de guitarra que es la blanca. Así que de él ninguna pega porque toca como los angeles y mantiene el concierto siempre en un punto álgido. Muy serio en todo el bolo pero sorprendiéndonos al final vacilando con todos los músicos y pidiendo en plan hooligan aplausos para Ian Astbury. De Ian Astbury siempre hay controversia y comparaciones odiosas. Que si no llega y el concierto de hace no sé cuando mucho mejor, etc, etc. Para mi estuvo a la altura, supo defender bien su cancionero y muy simpático regalando panderetas al público. El empiece con “Sun King” ya se mete a todo el público en el bote que está más que predispuesto. Destacar sobre todo “Sweet Soul Sister” que pone a toda la gente a cantar y apoyar la canción. A Ian Astbury se le ve muy agradecido en todo momento aplaudiendo al público por su respuesta. “Edie (Ciao Baby)“ les queda de miedo para rematar el disco en cuestión con “Fire Woman“ que va como una locomotora. Con “Rise” inician el repaso a otros temas de su discografía que es recibida por todo lo alto por el público. Y en “Spiritwalker“ Billy Duffy agarra la guitarra blanca con la que se hacen “She Sells Sanctuary” y pone Mendizabala fuera de si. El bis lo inician de manera brillante con “Wild Flower” que es toda una celebración por parte del público a la que sigue “Rain“ también cantada por el respetable y que Ian agradece al final del tema. Acaban con “Love Removal Machine” dejando al personal más que satisfecho. Y como la siguiente propuesta no es de mi gusto tocar retirada. A estas horas te tiene que gustar porque si no mueres.

Pues nada, ya están preparando el cartel de año que viene. La primeras propuestas prometen así esperemos volver a repetir.


Lugar: Mendizabala (Vitoria)
Fecha del Evento: 22 de Junio de 2019
Texto: Antonio López

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *