19 años después The Chameleons volvió al Kafe Antzokia

The Chameleons nos visitan en su gira de celebración de su tercer disco “Strange Times”. 25 añitos han pasado. La verdad que yo me quede en los dos primeros así que le doy una oída y me sorprendo al encontrarme con un gran disco. No les había rescatado desde entonces y su música ha envejecido muy bien y siempre que estamos poniendo a parir los sonidos ochenteros ellos pueden tener la cabeza bien alta. Fueron el patito feo de aquella época en la que U2, The Cure y los Simple Minds se llevaron el gato al agua.

El concierto es en el Antzokia de Bilbao y de teloneros tenemos al grupo Second Still. Son de Los Angeles y han sacado hace muy poco disco nuevo. “Violet Phase” lo han titulado. Me paso por su bandcamp y les doy una oída y no me dicen nada especial. Su sonido deudor de los Cure de los tiempos de “Seventeen Seconds” ó “Pornography” en directo gana más. La guitarra se abre camino entre batería pre-grabada y teclados y sintetizadores. El bajo no tiene problema y su sonido golpea el pecho. El trió con chica asiática al frente nos hacen pasar un buen rato.

Cuando aparecen The Chameleons en el escenario el Antzoki presenta una muy buena entrada. No es su primera visita al Antzoki porque hace 20 años ya estuvieron por aquí. Y lo que está claro es que tocar todo un disco del tirón es un poco arriesgado ya que supone que se queden fuera canciones de otros discos que igual tienen más tirón además de que no todos los temas de un disco pueden estar a la altura. Pero amigos. el disco funciona de miedo y en directo sus canciones resplandecen y se muestran muy poderosas. Acompañadas de un super-sonido no bajan el pistón en ningún momento y todo es ir a más. La banda está bien arropada por un grupo de fans que me chivan que todos los años se hacen un viajecito a Manchester para ir a verlos. Así que desde el principio los “oohhhhhh” de su tema “Second Skin” no para de ser coreado creando un muy buen ambiente. La banda se toca todo el disco en el mismo orden de grabación así que el empiece con “Mad Jack” ya deja bien las cosas en su sitio. El sonido del teclado arropa y da el toque característico a estas canciones y las guitarras suenan cristalinas pero afiladas dando el punto épico de los Chameleons que nos los muestra en plena forma con un Mark Burgess pilotando la nave, muy centrado y defendiendo los temas de manera magistral. Destacan de sobremanera un “Soul in Isolation“ explendido que deja exhausto al más pintado y con guiño a los Beatles incluido. Disfrutamos de un soberbia “Swamp Thing“ con ese “So long..Or is it just another shower?“ que te deja sin aliento y con Mark Burgess encantado con la respuesta de la gente, bajando por las escaleras y acercándose a las primeras filas. Una vigorosa “Time / The End of Time” que anima al personal de lo lindo y que decir de “Childhood” que es uno de los puntos fuertes con los dos guitarras mostrándose explendidos. Acaban con el instrumental “I’ll Remember“ y un Mark Burgess disfrutando tocando el tema lo cual es algo que contagia a toda la banda durante todo el concierto lo que hace que estén muy conectados y activos lo que lleva a que el público responda en todo momento. Se despiden con la versión de los Beatles “Tomorrow Never Knows”. El concierto ha pasado en un suspiro.


Para los bises material de su primer disco que es recibido por todo lo alto. Con un Mark Burgess muy agradecido por la respuesta del público atacan “Monkeyland“ que pone en órbita a todo el personal. Me queda la duda de que la siguiente sea “Don’t Fall”. El empiece si me parece. Y cuando suenan los “oooohh” ya nos anuncian a “Second Skin” con todo el público respondiendo a la petición del grupo que acompañen la canción. Disfrute asegurado. La gente quiere más. Mark Burgess nos anuncia “Beste Bat” y nos pregunta por la banda más famosa de Manchester. Se hacen una vigorosa y suculenta “Falling In Love” de los Buzzcocks que nos manda para casa la mar de contentos.


Lugar: Kafe Antzokia (Bilbao)
Fecha del Evento: 09 de Junio de 2019
Texto: Antonio López
Fotografías: David Mars

1 comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *