Fundido a amarillo, ruidos de despedida

Pixies, Fugazi, Dinosaur Jr., Nirvana, Pavement, Sonic Youth… Son nombres claves para entender la música popular surgida en Norteamérica durante las dos últimas décadas del pasado siglo. De esas bandas todavía hoy permanece la influencia que plasmaron en miles de personas que vieron la esencia de un estilo poco definido, alimentado de melodías brillantes bajo capas de distorsión y ritmo. Pablo Moreno, Álvaro Luna, Sergio Gil y Roberto Villar, son cuatro de esos músicos que decidieron dar rienda suelta a su creatividad formando Yellow Big Machine cuando la mayor parte de sus referentes ya no estaban en activo y todavía no se intuía su regreso.

Recorrieron ese camino por el desierto añadiendo las complicaciones que conlleva el compatibilizar esta dedicación al grupo con las obligaciones del trabajo y otros proyectos de vida. El lado agrío del rock. Ese camino sin embargo también ha dejado los notables álbumes “I’m Searching for Friends” (2009), “Here Comes the Big Fun” (2014) y “See You Next Time” (2018) junto a otros dos EPs: “UPI-APA” (2013) y “Always With You” (2016). Además de una serie de conciertos memorables, con un estado de directo apabullante desde los comienzos de su carrera. El lado dulce del rock. Que en el caso de la banda bilbaína, tanta felicidad ha sabido transmitir.

Solo unos meses después de la publicación de sus nuevas composiciones, el conjunto anunció su separación concretándola con un concierto de despedida en el Kafe Antzoki acompañados por sus homólogos de la generación anterior El Inquilino Comunista. Una cita navideña, singular y de previa tristeza que se convirtió en una fiesta en la que sonaron temas de todos sus lanzamientos discográficos.

El comienzo, directo, con Wind & Sea y Hardcore avanzó una velada repleta de acordes certeros, pogos entre el público, arrebatos sónicos y voz en grito. Hear That Sound fue una de las cumbres de la noche, I Wish You Come Back sonó espléndida, Jenny Is On The Line siempre funciona como una de sus gemas, Give Me Fire contó con la colaboración de Cris Lizarraga (Belako) y Take Me Back To Your Wonderful World un homenaje a su técnico Aingeru Malaxetxebarria que hace un año falleció. El concierto funcionó como un repaso por el recorrido vital del grupo. Ya en la ronda final, Hostieja, Peter y la fundamental Conquer The World dibujaron una sonrisa en la boca y humedad en el lagrimal del personal que llenó la sala.

Fuerza, pasión y buenas influencias con personalidad propia son características que siempre estarán asociadas a Yellow Big Machine. Se les echará en falta, con razón y sentimiento.


Lugar: Kafe Antzokia (Bilbao)
Fecha del Evento: 26 de diciembre de 2018
Texto: Ruben Garcia
Fotografías: David Mars

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *