The Magpie Salute se marcaron un brillante show en el Kafe Antzokia

Siempre es una gran noticia que Rich Robinson vuelva a los escenarios y si encima se acompaña con Marc Ford pues el resultado que puede salir de esta conjunción seguro que es satisfactorio. El primer disco de estudio de The Magpie Salute lo han titulado “High Water I”. Es uno de esos discos que gana con las escuchas. No se salen del tiesto y se mueven por lo terrenos que mejor conocen. Si eres fan de los Black Crowes no te van a defraudar seguro.

El concierto en el Antzokia cuelga el cartel de “No Hay Entradas”. Los hermanos Robinson siempre tienen un público fiel. El concierto a una hora un poco rara empieza puntual. A parte de los dos mencionados la banda la forma el también ex Black Crowes Sven Pipien al bajo. A la voz cantante tenemos a John Hogg y como las comparaciones siempre son odiosas decir que sus registros se acoplan a la perfección a las versiones que se hicieron de los Black Crowes y se muestra un cantante muy potente en todo el resto del repertorio tanto cuando hay que forzar la voz como en los tiempos más relajados. La formación la completa a la batería Joe Magistro y Matt Slocum al teclado, instrumento con un gran peso durante todo el concierto.

Y la verdad que pocas sorpresas a la hora de que te puedes esperar de un concierto de esta gente. Grandes músicos que conocen a la perfección el terreno que pisan. Está claro que el peso del concierto lo llevan tanto Rick Robinson como Marc Ford y todas las miradas están puestas en ellos siempre demostrando lo grandes guitarristas que son pero el resto de la banda también aprieta y aportan su granito de arena para dejar claro que no son meras comparsas y hacer que todo funcione como un reloj suizo. Se hacen un repaso del disco en cuestión que en directo funciona incluso mejor que en estudio. La canciones se muestran contundentes y no desentonan para nada cuando se arrancan con temas de los Black Crowes. Otra cosa es la elección de los temas de estos que seguro que si eligen otros hubiesen encendido más a la parroquia. El empiece del concierto lo ocupan temas del “High Water I” como el que da título, la muy buena “Walk On Water” y la sacudida que te produce “For The Wind“. Algún tema de su disco en directo como la poderosa “Omission” hacen del empiece un buen presagio de lo que se avecina. Durante todo el bolo las canciones van cambiando de cantante y así Rick canta en varios temas como “Big Time”, “I Know You”, “Oh Sweet Nuthing” ó “Can You See”. Pero para mí son los dos temas que canta Marc Ford los que se salen un poco del estilo propio de la banda y le dan al concierto un buen espaldarazo. Disfrutamos de “The Vulture” y “Old Lady Sunrise”. Al cabo de una hora deciden hacer un parón. Algo a lo que no logro acostumbrarme la verdad. Cuando vuelven tenemos a Rick, Marc y John con guitarras acústicas. Se hacen una gozada de “Sister Moon” demostrando John lo gran cantante que es. Rick nos canta “Girl From The North Country” de Bob Dylan y acaban con “Lay It All on Me“ de los Black Crowes con Rick y John a las voces para antes de acabar el tema colgarse las eléctricas y con todo el grupo en el escenario rematar el tema.

Para la recta final está claro que los Black Crowes tendrían su protagonismo. Y aquí cada uno tiene sus preferidas. No digo que la elección no sea la acertada pero alguna de su segundo disco seguro que hubiese sido un acierto. Caen “She Gave Good Sunflower”, “One Mirror Too Many” y “Horsehead” que caldean bien el ambiente. Terminan con “Send Me An Omen” con la banda pletórica y dejando al personal con ganas de más pero ellos dan por finalizado el concierto.


Lugar: Kafe Antzokia (Bilbao)
Fecha del Evento: 11 de Noviembre de 2018
Texto: Antonio López
Fotografías: David Mars

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *