Crónica de Tav Falco en la sala Azkena

Tav Falco nos hace una nueva visita y como era de esperar para la gente sigue siendo un desconocido. Siempre respetado por crítica y compañeros de profesión pero al público no ha conseguido llegar. Y a estas alturas ya me parece que difícil lo tiene. Todo sea que se lo lleven al Primavera una edición de estas y cambien las cosas. El tío es un figura y lo mismo se convierte en lo más de lo más.

Y aunque no seamos muchos no quiere decir que vaya a dar un concierto de mero trámite, Hay que prepararse y salir al escenario bien maqueado. Y después de una larga introducción por parte de sus Panther Burns le tenemos en el escenario. Sin su bigotito tan característico. 72 años nos comunican antes del concierto. Nos miramos y nos quedamos flipados. Más que nada porque si él tiene años nosotros también. Y como la gente reconoce el trabajo de la banda se le ve a gusto y nos ofrece un concierto más que disfrutable. Le sigue acompañando su guitarra “HOFNER” que me suena ya lucia en la portada del directo “Midnight in Memphis”. Se pasea por todos los palos que siempre han caracterizado su música. Rock, Rockabilly, blues, tango, boleros,…Versiones de artistas que sin gente como él sería más difícil saber que existen. No faltan sus numeritos mostrando sus dotes de bailarín. En “Funnel Of Love“ ya nos mueve la pelvis al estilo del de Tupelo. Buenas canciones que acompañaban su última referencia “Command Performance” como “Breakaway” ó “About Marie Laveau”. Disfrutamos de “Where The Rio De Rosa Flows” y ya más conocida “Sway” que te trae a la cabeza inmediatamente lo del “¿Quién Será? ¿Quién Será?” tan pegadizo. Siempre se le asocio a los Cramps y “Make Me Know You’re Mine“ es un claro ejemplo. No falta ese toque tanguero con Tav haciendo sus pinitos en un intento de emular a los bailarines con “Secret Rednezvous“. Con “He’ll Have To Go“  anima al personal que se deja llevar por su ritmo contagioso. Por un momento aparca la guitarra y saca su peine para acicalarse el cabello e interpretarnos un “Memphis Ramble“ con unos pases de baile que ni Fred Astaire.  Nos muestra su faceta más country con la versión de “Go on Home“ que les queda pero que muy bien. Para ir acabando, no falla su interpretación de “Bankok” de su amigo Alex Chilton que consigue que la gente le acompañe. Tiempo para la vacilona “Jungle Fever“ y como no hay setlist le tiene que preguntar a su socio cual toca y se hacen “Master Of Chaos” que redondea un buen concierto.

Seguramente  lo volveremos a tener por nuestros escenarios pero me imagino que por mucho que se diga que merece la pena seguirán yendo cuatro gatos a verle. La esperanza es lo último que se pierde.


Lugar: Azkena (Bilbao)
Fecha del Evento: 22 de Septiembre de 2018
Texto: Antonio López

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *