¡Que venga Dios a bajarme de aquí!

En Tu Corazón Solo Hay Sitio En Los Suburbios. Tulsa se presentaron en el Kafe Antzoki en formato quinteto con este tema de ritmo trotón que esconde una letra tan cruda como su título. Pertenece a “La calma chica” (2015), antecesor de “Centauros” (2017), su última publicación por ahora, cuya presentación en directo en Bilbao era la razón principal del encuentro. Una dupla de grabaciones que supone una etapa unitaria en la carrera discográfica del proyecto de Miren Iza. A sus composiciones le sientan de maravilla estos vestidos de base sintética y corazón repleto de electricidad. Batería, guitarras, bajo y teclados armonizando a favor de intensos temas emocionales.

Venda Vendita Venda contiene la singularidad completa de su música, identificando en cada requiebro la personalidad de unas canciones que se mueven con sutileza y estilo dentro de los terrenos del rock autoral. Sobre las tablas, Iza se mostró segura, cómoda y transmitiendo sensaciones con cada movimiento, recordando en los modos a las mejores Patti Smith o Nick Cave, del que volvió a recuperar Into My Arms (A Mis Brazos) durante la velada.

Bilbao en Bilbao. A pesar de ser uno de los nuevos temas se siente como uno más en la senda de un cancionero vivo y sin altibajos cerrando un inicio de concierto que cumplía ampliamente con las expectativas, sintiendo el valor añadido de interpretar y escuchar la tonada en el lugar que le da su nombre. La Miel Que Pudo Ser y Centauros continuaron dando ímpetu al nuevo disco que ganó altura en vivo y que se integra a la perfección junto a clásicos modernos como Los Amantes Del Puente. El papel que Abraham Boba ocupa en el dueto Pequeñas Embestidas fue ocupado por un magistral Charlie Bautista (guitarra, voces, teclados, saxo) antes de la primera retirada del escenario.

Sin tiempo para reponerse, Miren Iza en solitario afrontó Amiga de una manera íntima y expansiva convirtiendo el momento en una de las cumbres de la noche. Futuro Es Donna con el sencillo acompañamiento de su guitarra eléctrica fue sublime. Con la vuelta de la banda al completo, la recta final sonó inmejorable con la triada de Gente Común, Oda Al Amor Efímero y Atalaya, canción repleta de vitalidad convertida en poderoso himno que hace que nadie quiere bajar de ese espacio musical.

En la despedida, dos recuperaciones de “Espera la pálida” (2009): Tus Flores y Matxitxako, la cual cerró con una de esas merecidas ovaciones que dejan la sensación de haber asistido a una noche inolvidable, de esas que se viven en el Kafe Antzoki cuando se dan la mano pasión, ensayo, arte y algún factor intangible que aflora en el aire.


Lugar: Kafe Antzokia (Bilbao)
Fecha del Evento: 29 de Junio de 2018
Texto y fotografía: Rubén García Valle

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *