Crónica de la segunda jornada del Azkena Rock Festival 2018

Segundo y ultimo día del Azkena Rock Festival. Más calor que el anterior. Me dirijo al escenario “Love” y una minúscula sombra si te pones delante del todo. Ni me lo pienso. Tenemos a los NCC y la elección es clara. Hacer una crónica del Azkena supone un poco escuchar a muchos grupos que puede que no les hayas prestado mucha atención. En otro escenario estaba The Lords Of Altamont que también molan pero ya visto el cartel elijo a NCC. No tengo que escuchar nada. Me las sé todas. Así que ha disfrutar. A las 6 de la tarde y con la solana los NCC se lo hacen igual que si los ves a las 11 de la noche. La máquina bien engrasada y una selección de temas brutal. Parecido a la última vez que les vi con alguna sorpresa como fue el “Sonic Reducer” de los Dead Boys que tocaron con Kurt Baker de invitado. También hubo de nuevo recuerdo a la Perrera y ese final que te deja tan a gusto que me podía haber ido ya para casa. “Aquí llega Dios”, “Detrás de tú mirada” y “Odio la Velocidad”. Se despiden recordando que en cualquier garito que se precie y desee verles hay estarán. Os necesitamos tíos.

Siguiente parada es Berri Txarrak. Nos damos una vuelta y sin nadie con quien solaparse tienen a todo el mundo atentos a lo que sale del escenario. Y como en principio no es lo mío tengo que reconocer que su último disco me gusto. Así que hay buenos momentos y otros que se me hace un poco chapa. Una gozada que son “Beude” ´o “Spoiler!”. Y tralla de la buena con “Denak ez du balio”, Al final nos vamos a comer el bocata que luego no hay respiro.

Y la elección no puede ser otra que Mott The Hoople. Aunque alguno se fue a Sol Lagarto y nos contó que estuvieron muy bien. Ian Hunter y los suyos ofrecieron un concierto que nos dejó más que satisfechos. No faltó ni una de las que tienen que estar y se vio a una banda encantada y con ganas de pasarlo bien y que la gente también disfrutará. Parecía una reunión de amigos que hacía tiempo que no se veían y la ocasión había que celebrarla. Y eso se transmitía también al público que para una base de fans era una auténtica fiesta. Y para que la cosa empiece de maravilla que mejor que “The Golden Age of Rock ‘N’ Roll“. Ya enchufados desde el principio. Nos fulmina con esa maravilla que es “I Wish I Was Your Mother“. Y no hay que esperar mucho para ponernos a dar botes con “Roll Away the Stone” que se celebra por todo lo alto. Siguen con “Sweet Jane” con la que se meten a todo el mundo en el bolsillo. Mas cera con “Honaloochie Boogie” y unos de los momentos cumbre del bolo con “Walking With a Mountain” con un Ariel Bender pletórico a la guitarra. El tío nos sale con unas pintas que no veas y no para de vacilar con el público en todo momento. Más de 70 tacos y disfrutando como un niño. Se hacen “Marionette” antes de que vuelva la fiesta y el jolgorio entre el personal con “All the Way From Memphis“ con todo el público coreando el tema. Cae “One of the Boys “ y “Rock and Roll Queen“ entre otros temas para poner de nuevo al personal a cantar con “All the Young Dudes“ y poner el broche perfecto.

Los siguientes son Turbonegro. No es que su último disco me mole mucho pero bueno. Pero claro ves a estos majaras con las pintas con las que salen y ya te echas unas risas y no viene mal algo de humor. Se hacen muchas de su último disco que parece que quiere que la gente le dé al bailoteo discotequero que al pogo de los momentos de “Ass Cobra” ó “Apocalyose Dudes”. Pero bueno la guitarra de Euroboy puede arreglar cualquier entuerto. Con su cantante con unas pintas de boxeador bujarrón con esos bailes a lo “yo soy la marinerita…” que si le pilla Jeff Geggus le mete un gancho de izquierda que lo deja noque. También tenemos ganas de coros y vacilón y lo que iba a ser quedarnos un rato y pasar a Dream Syndicate se convierte en nos quedamos hasta el final. “City of Satan” se contagia del último disco. Se hacen un middle de Queen y toda la hostia. Vuelve los Turbonegro que todos queremos con “All My Friends Are Dead” y “Wasted Again”. Pero tiene que llegar “Just Flesh” y sobre todo “Get It On” para que nos saquen las ganas de corear sus canciones. Acaban con “Special Education” de su último disco y se van del escenario. Vuelve con los chalecos vaqueros y esta vez sí que van a por todas. Se cascan “The Age of Pamparius”, “Selfdestructo Bust” y “I Got Erection” que hacen que el concierto merezca la pena.

Nos movemos para coger sitio ya que toca el turno Joan Jett & The Blackhearts. Es la figura del cartel y desde luego que no defraudo. Un concertó pleno y en el que no falto ninguno de sus hits y recuerdos a las Runaways. Con casi 60 años la ves con las mismas pintas de siempre y desde luego que le siguen quedando muy bien. Con una banda que le cubre las espaldas desde hace ya bastante tiempo tienen el espectáculo más que rodado. Empiezan con “Victim of Circumstance” que es una gozada y de seguido el “Cherry Bomb” con la que no hay quién se resista. Con “Do You Wanna Touch Me” de Gary Glitter ya nos pone a todos a corear el tema y a acompañar al grupo con los “Oh Yeah”. Y si estás a gusto pues nos pone más a tono con “Bad Reputation”. Vaya empiece. Siguen con “TMI” y ese temazo que es “Soulmates to Strangers” con una Joan Jett desprendiendo carisma y buen hacer. Toca recordar viejos tiempos y nos habla del primer tema que compuso. Se trata de “You Drive Me Wild”. Disfrutamos de “Fake Friends” y una incendiaria versión de Bruce Springsteen del “Light of Day”. Otro tema de su último disco como es “Make It Back” que es marca de la casa y funciona de miedo. Le siguen “Love Is Pain“ y nos fulmina con “A Hundred Feet Away“. Canciones que mantienen el pulso como son “Fragile”, “Fetish” y la gozada de “Fresh Start“ antes de caer la versión de Sonny Curtis “Love Is All Around” que nos prepara para la traca final. “I Love Rock ‘n’ Roll” de los Arrows pero seguro que si preguntas todo el mundo te dice que es de Joan Jett. Comunión perfecta con el público que acompaña en todo momento a la banda. Siguen con “Crimson & Clover” de Tommy James & the Shondells que es para caer de rodillas hay mismo con una Joan Jett magistral y rematar la faena con “I Hate Myself for Loving You” con de nuevo el público acompañando en los coros y dejar un concierto para el recuerdo. El bacalao ya está vendido pero para los bises otro temazo como es “Hard to Grow Up”. Bueno no, lo siguiente. Se despiden con el “Real Wild Child” de los The Dee Jays y otra versión de Sly & The Family Stone como es “Everyday People”. Buen gusto a raudales.

Turno para otro grupo muy querido por la parroquia rockera. Los Beast of Bourbon que se presentan sin Spencer P. Jones por enfermedad y con el fallecimiento no hace mucho de su bajista Brian Hooper. Se han traído a Kim Salmon y no falta Terry Doolan. Y al frente Tex Perkins. El concierto no consiguió despegar en ningún momento y no metieron ningún tema de su último disco hasta la fecha que hubiesen animado más el cotarro. Se me hizo muy plano y a la hora que era te daban ganas de ir a la cama. Empezaron a medio gas con “Drop Out”. Un tema con el siempre saltan chispas fue mero trámite. El concierto transcurria sin mucho entusiasmo y cumpliendo el trámite y poco más. “Psycho” no está mal, un poco de chicha con “Hard for You” y “Bad Revisited”. Un “Cool Fire” que a esas horas no aporta nada. Caen “Graveyard train” y “Save Me A Place In The Graveyard” sin pena ni gloria. De todos es Terry Doolan el que parece más inspirado y Kim Salmon también pone ganas. Tex Perkins cumple y siempre es una gozada oírle cantar pero no será un concierto que pase a la lista de los mejores. Caen también una sosa “Black Milk“ y se anima algo la cosa con “Let’s Get Funky“ y el final con “Hard Work Drivin’ Man“. Otra vez será.

Nos movemos al escenario principal. Les toca a Gluecifier. Se vuelve a juntar y la excusa perfecta es el Azkena. Y desde luego que no se han reunido para pasar el rato porque ofrecieron un concierto lleno de ganas con un Biff Malibu muy activo y siendo el amo del cotarro. Y presidiendo el escenario se han marcado una pancarta con el trono del rock vació porque desde que se fueron nadie ha podido llenarlo. Dieron un repaso a lo más granado de su discografía y pusieron el broche de oro al Azkena. La gente respondió en todo momento y fue una gozada poder volver a oír esas canciones en directo. Siguen siendo los “Kings of Rock’n’Roll” y lo dejaron bien a las claras. Las guitarras de Raldo Useless y Captain Poon siguen en plena forma y se mantiene tan incendiarias como antaño. Desde la inicial “I Got A War“ ya tenían a todo el mundo comiendo en su mano. Un concierto pleno que es difícil quedarse con algo ya que todo fue sobre ruedas. Pero bueno hay títulos que son difíciles que no te pellizquen cuando suenan y te hagan saltar y disfrutar de lo lindo. “Go away man“, “Car Full of Stash“, “Shotgun Seat “ por citar alguno. Nos dejan sin aliento con “The year of manly living” que se la dedican a Kike Turmix. Biff Malibu se acuerda de los tiempos de mucha velocidad con el disco “Ridin The Tiger“ y se hacen “Evil Matcher“. Siguen dando en el clavo con “Get the horn” y “Ducktail Heat” que tocadas seguidas es para perder la cabeza. Destaca “Bossheaded” con la que nos desgañitamos, un pletórico “Desolate City” y acaban sin dejar títere con cabeza con “Black Book Lodge”. Para el bis han reservado “Easy Living” y un “Rockthrone” memorable. Esperemos que la vuelta sea para quedarse.

Nos vamos. El próximo año más y mejor. Seguro.

Del Trashville no he dicho nada. Tenía una muy buena pinta como lo tenían montado pero es que la oferta es la que es y toca elegir.


Lugar: Mendizabala(Vitoria)
Fecha del Evento: 23 de Junio de 2018
Texto: Antonio López
Fotografías: David Mars

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *