Crónica de la primera jornada del Azkena Rock Festival 2018

Nueva edición del Azkena Rock Festival y aparte de un buen cartel también tenemos garantizado el tiempo. Que más se puede pedir. Así que aparecemos prontito y nos vamos para el escenario “Respect”. Lo han flanqueado con imágenes de Charles Bradley y Fast Domino. The Soul Jacket ofrecieron un concierto enorme y de mucha clase. No les he seguido mucho pero habrá que remediarlo visto lo visto. Estaba disfrutando con su rock con toques de soul en la forma de cantar de su cantante pero me lio con la hora y creo que les toca ya a los Sheepdogs (es lo que tiene el no haber pillado el horario) así que me muevo de escenario y me dirijo al escenario “Love”. Hay están tocando Tutan Come On. Y en vez de darme media vuelta y seguir con los Soul Jacket me quedo un rato ya que su sonido de guitarra y batería a los Five Horse Johnson engancha. Vuelvo a los Soul Jacket para ver el final y te dices “después de esto mucho tienen que hacer los demás”. Se despiden anunciando que nos vemos en las salas. La próxima no me los pierdo.

Ahora sí. Turno para The Sheepdogs. Le toca el escenario principal que le han llamado “God”. Esta vez han elegido a Malcon Young y a Tom Petty de imágenes para flanquear ambos lados del escenario. Los Sheedogs se mostraron correctos y dieron un pase muy ameno cumpliendo a la perfección. Hacen rock sureño, si, pero no todos dentro de este estilo tiene canciones como estos tíos. Empiezan potentes con “I’m Gonna Be Myself“. Un tema para enganchar al personal a las primeras de cambio. Y a partir de ahí algún tema de su último disco como “I’ve Got A Hole Where My Heart Should Be” que funciona de miedo, “Cool Down” ó un “Nobody” que es una maravilla. Entre medias una selección de lo mejorcito de su repertorio. “Who?”, “Southern Dreaming“, “Help Us All“ con Shamus Currie tocando el trombón y Ewan Currie el teclado, “How Late, How Long”, “Feeling Good” y la despida con “I Don’t Know“ siempre con un enorme Jimmy Bowskill a la guitarra.

Nos movemos al escenario “Respect” para ver a los Rival Sons. Con un sol de justicia buscamos la sombra. No me engancharon mucho la verdad. Durante algún momento el sonido no ayudo mucho y los parones tampoco. Pero temas como “”Electric Man“, “Keep On Swinging“, “Memphis Sun” ó “Open My Eyes” son buenos y funcionan sean las circunstancias que sean.

Vuelta al escenario “God” para coger sitio. Es el turno de Van Morrison. A mí en un principio no me pareció el sitio adecuado para verle. Vamos, que si quiero ir a Van Morrison pues le voy a ver tocar sólo a él. Pero me equivoque. No sabes por donde te va a salir pero el tío opto por contentar a todo el mundo y cuando tira de fondo de armario no tiene rival. Se mostró espléndido a la voz. Tuvo algún ataque de tos al principio pero luego hubo momentos que lo bordo. De la banda que le acompaña poco que decir. Se rodea de grandes músicos que saben perfectamente cuál es su cometido. Durante el concierto también toco el saxofón y en los temas que repaso de los Them la armónica. Paso por todos los palos. Hubo toques jazzy y blues pero se mostró más soulero lo que hicieron el concierto muy vibrante. Disfrutamos de “Hold It Right There”, “How Far From God”. Arranca las primeras aprobaciones de satisfacción con “Baby Please Don’t Go“ que engancha con “Don’t Start Crying Now“ y “Got My Mojo Working“. La cosa va increscendo con “Precious Time”, “Moondance”, “Days Like This” ó “Broken Record”. Hasta que llega “Wild Night” y consigue pura mágia. Con “Real Real Gone” es todo clase y maestría dejando la corista su toque particular. Aquí se acuerda del “You Send Me” de Sam Cooke. En otros momentos también hace lo mismo según sea el tema y caen recuerdos al “Money” ó “Be bop a lula”. Entre otros temas cae “Night Time Is The Right Time” con otra intervención de su corista que desata los aplausos de la parroquia. El concierto avanza y como era de esperar Van Morrison se limita a hacer lo que mejor sabe pero se le ve a gusto y eso es importante. Una “Jackie Wilson Said” que es un placer escuchar, “The Party’s Over”, hasta que llega “Brown Eyed Girl” que es recibida por todo lo alto y ese final con “Gloria” que pone a cantar a todo el mundo y que hace un final perfecto.

Nos vamos raudos al escenario “Love”, que no he dicho y estaba flanqueado por imágenes de Grant Hart y Johnny Hallyday. Tenemos a los Thee Hypnotics. Y como ya sabemos cómo se las gasta James “Jim” Jones es difícil salir defraudado. Ahí donde de involucra lo da todo y no deja indiferente a nadie. Sobre el escenario pocos tienen la prestancia de este músico. Su propuesta de garaje-rock con toques psicodélicos fue un incendio en el escenario. Siempre con los Stooges como guía espiritual. La guitarra de Ray Hanson escupía fuego en todo momento. Canciones como “Soul Trader”, “Heavy Liquid”, “Nine Times”, “All Night Long” y sobre todo “(Let It) Come Down Heavy“ fulminan a cualquiera. Un “Revolution Stone“ donde su psicodelia te lleva a otra dimensión y a esas horas a la cama si te descuidas. Ya controlando los minutos terminan con “Justice in Freedom” un pase pletórico.

Como a Chris Robinson le había visto hace poco aprovechamos para ir a comer algo. Llegamos a Man Or Astro-Man?. Y después de una jornada de bandas con un rock tan “serio” se agradece la frescura y las ganas de parranda que provocan los Man Or Astro-Man?. No es que su música sea inferior ni mucho menos pero los otros grupos parece que todo dios tiene que tocar a la perfección y manejar su instrumento de forma magistral, sin un fallo. Con estos llega el desbarre y si hay fallos pues muy bien. Los ti@s tanto te surfean un tsunami como se van al espacio exterior en busca de vida alienígena. Sin parar ni un momento nos lo hacen pasar en grande y me recuerdan que les tengo que dar una buena oída. Entre las pocas canciones que cantan y que me suenan está el “Destination Venus” de los Rezillos y que les queda muy chula.

Los siguientes son los MC5. Wayne Kramer celebra los 50 años de su primer disco “Kick Out The Jams”. Se ha acompañado de gente curtida y entre los que destaca Marcus Durant a la voz. Y el concierto en su primera parte es un repaso al mismo. Ya sé que es un disco emblemático pero uno tiene su favorito y este es “Back In The USA”. Todo del tirón y con demasiados temas alargados y a esas horas con el madrugón del viernes hace que no acabe de engancharme. Wayne Kramer nos canta “Ramblin’ Rose“ que suena justita. Ya con Marcus cae “Kick Out The Jams” que parece que puede dar la vuelta a los ánimos. Pero no la cosa se queda en eso y el resto del álbum se me hace cuesta arriba. Y como el que lleva el coche decide y encima tiene que currar nos piramos. Según nos acercamos al coche suena “Looking At You“ y “The American Ruse“ que seguro harían despegar el concierto.

Me quedo sin las Girlschool que parece que estuvieron muy bien pero otra vez será.


Lugar: Mendizabala (Vitoria)
Fecha del Evento: 22 de Junio de 2018
Texto: Antonio López
Fotografías: David Mars

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *