Thirty Seconds to Mars de vuelta en Barcelona

The Monolith Tour hizo que Thirty Seconds to Mars pasara de nuevo por nuestro país. Esta vez, Madrid, Barcelona y Bilbao fueron las ciudades elegidas. Yo pude disfrutar del espectáculo de los hermanos Leto por primera vez, el pasado viernes 13 de abril en el Sant Jordi Club, donde presentaron algunos temas de su nuevo álbum America, lanzado a la venta mundialmente la anterior semana. Con un Sant Jordi Club lleno, pero sin sold-out y con un público de edades variopintas, pero ya entregado sin haber dado comienzo el concierto, ya me aseguraba por lo menos un buen ambiente.

A las 21.30h dejó de sonar la música del DJ, se apagaron las luces y en pocos minutos aparecieron en escena el batería Shannon Leto y el torbellino Jared Leto con su ‘fashion’ indumentaria (capa-manta marrón, que llevo durante los primeros temas, por encima de un traje ‘oversize’ rojo chillón, con camisa blanca estampada y gafas de sol, que desaparecieron enseguida) abriendo el apetito de los fans con el tema “Monolith”.

A pesar de que el concierto duró casi más de una hora y cincuenta minutos donde alternaron sus temas más conocidos como “Up In The Air», «Kings and Queens», «This is War» o «Do or Die», con temas del nuevo albúm como “Walk on water”, “Rescue me”, que según dijo Jared era la primera vez que tocaban en directo o el ya nombrado “Monolith”, junto con la versión que hacen del single “Stay” de Rihanna, la banda presentó una escenografía pobre (el escenario, a mi parecer, era grande para lo que es el Sant Jordi Club, con una pantalla enorme inclinada sobre la batería pero que lo único que hacía era cambiar el color y la intensidad de la luz sin proyectar ningún tipo de imagen), bastante sonido/música pregrabada y una banda incompleta, dado que desde hace más o menos un mes, no cuentan con el guitarrista Tomo Miličević por motivos personales.

Sin embargo, Jared Leto hace suyo el papel de frontman (como buen actor hollywoodiense que es) y sabe perfectamente cómo hacer disfrutar a un público que de por sí estaba totalmente entregado: comunicación constante (en exceso, también a mi parecer), con todo tipo de gestos de complicidad y agradecimientos varios, haciendo cantar y/o corear al personal durante todo el concierto, repartiendo CDs de su nuevo álbum (uno a uno, indicando para quien era), paradita para hacer el selfie oficial de turno con su hermano y subiendo gente al escenario, lo que permitió que se dieran situaciones atípicas como ver como Jared trataba de hablar con una niña que no entendía inglés para que eligiera que parte del público coreaba/gritaba mejor o como una chica se declaró a su pareja al final de la velada mientras sonaba “Closer to the Edge”, rodeada de un montón de gente sobre el escenario haciendo pasillo para que no se tapara a Shannon mientras Jared no paraba de dar vueltas mientras cantaba y saltaba como un loco.

Con todo esto, puedo decir que espectáculo hay, igual incluso se da más importancia que a la propia música de esta banda de rock alternativo que seguro que seguirá dando que hablar gracias sobre todo al genial Jared que sabe cómo atraer a las masas.

Gracias a Live Nation por dejarme participar de este singular espectáculo.


Lugar: Palau Sant Jordi (Barcelona)
Fecha del Evento: 14 de Abril de 2018
Texto: Marag
Fotografía: David Mars (actuación en la sala Cubec)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *