Pasado y futuro dándose la mano

The Unfinished Sympathy marcaron con sus discos y conciertos la primera década musical del siglo XXI. Entre el indie rock heredero de los años noventa y el post hardcore más melódico trabajaron con fina ironía una carrera cuya disyuntiva entre lo artístico y lo profesional acabó con la separación del grupo durante 2010. Celebrando el 25 aniversario de BCore (uno de los sellos de los que formaron parte), la banda se rearmó para ofrecer un directo. De manera natural la reunión estaba en camino, cerrando el círculo con las nuevas canciones que dieron como fruto el notable It’s a Crush! (2017), primer álbum tras ocho años. En su cita de presentación bilbaína contaron como acompañantes con Cala Vento, tras su prometedora actuación en el Shake hacía un año.

El nexo de unión entre ambos conjuntos es el prolífico Eric Fuentes, vocalista y guitarrista de los primeros y productor de los dos trabajos de estudio de los segundos. Gracias a su relación, el presente doble cartel se ha podido ver en varias ocasiones durante la pasada temporada. El otro lazo sería la ciudad de Barcelona que ha marcado las composiciones de ambos grupos en diversos sentidos.

El dúo Cala Vento se hizo dueño del escenario del Antzoki desde el primer acorde. Iniciaron en 2016 una ágil vida discográfica que contiene dos grandes alegrías como son su debut homónimo y Fruto Panorama (2017) acompañados recientemente por el EP Canciones de sobra (2018). Con una sencilla puesta en escena de guitarra y batería en primer plano, las emociones en cada estrofa y estribillo fueron atando cabos y demostraron por qué tienen un futuro con un potencial tremendo. Estoy Enamorado De Ti, la sobresaliente Historias De Bufanda o las más coreadas Isla Desierta y Abril fueron algunas de las muestras de una hora musical de forma afilada y fondo sentimental.

Existía expectación por el regreso en vivo de The Unfinished Sympathy a Bilbao y a la postre el resultado fue notable, aunando recuerdos y un presente estado de forma muy engrasado. En esta ocasión, con Joan Colomo al bajo y Oriol Casanovas a la guitarra. Hilvanando las nuevas canciones con clásicos memorables como Give Up Dig Down, Rock For Food o An Investment In Logistics armaron un repertorio incontestable que fue agradecido por la afición. Sin recurrir a la nostalgia, una vez más ofrecieron esa cara de trabajadores del rock que saben unir presencia escénica y temas potentes.


Fecha del evento: 10 de febrero del 2018
Lugar: kafe Antzokia (Bilbao)
Texto: Ruben
Fotografías: David Mars

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *