Crónica de la séptima edición del WOP Festival

Llega el fin de año y una nueva edición del WOP Festival organizado por la fundación Walk On Proyect. La fundación sigue en su lucha en la investigación de terapias para enfermedades neurodegenerativas. Y acorde con los buenos objetivos de la organización son los festivales que organiza. Como es habitual la sala Santana es el lugar elegido para realizar el festival.

Los primeros en aparecer con la sala todavía a medio gas son los Guadalupe Plata. Presentan su cuarto disco que como es norma de la casa se titula “Guadalupe Plata”. Nos ofrecen su blues hipnótico con su guitarrista Pedro de Dios como eje central. Sus compañeros Paco Luis Martos a la otra guitarra y Carlos Jimena a la batería le cubren y llevan el ritmo para que Pedro saque de su guitarra esos sonidos de ultratumba. Van de menos a más y poco a poco te vas metiendo en su propuesta. Con esa luz roja que les acompaña durante todo el concierto y que parece que estas en las puertas del averno….. o de un puti club. Los instintos más bajos salen a flote con su música. “Tormenta”, “Rata”, “El boogie de la muerte”, “Hoy como perro”, “En este cementerio”, “Pollo podrío”, “Huele a rata” van cayendo y te van envolviendo. Y rematan con cargas de profundidad y que son el punto álgido como “Demasiado”, “Miedo”, “Tengo el diablo en el cuerpo”, una “Milana” que como siempre te sacude de lo lindo, el no-hit “Calle 24” con la gente incluso cantando el tema ó una desquiciada “Lorena”. El tiempo no da para más y se tienen que despedir siempre con la atenta mirada de un Jim Jones desde la grada.

Jim Jones es el siguiente que le toca actuar. Ahora en su proyecto Jim Jones And The Righteous Mind. Cuando más alto estaba con Jim Jones Revue cierra esa etapa y aquí le tenemos de nuevo en el candelero. Presenta el disco “Super Natural”. Y si no es lo mejor del año poco le queda. Jim Jones es una animal de escenario y se acompaña de una banda que funciona como un reloj suizo y que se entrega en cuerpo y alma. Se les ve con muchas ganas y se nota que no quieren estar de paso y que cuando salgas del concierto se lo cuentes a todo el mundo y que cuando vuelvan ellos solos nadie se lo pueda perder. Y no es para menos. Caen la mayoría de temas del disco en cuestión y si en el disco ya prevees que en directo tiene que ser una bomba, te quedas corto después de lo visto. Ya desde el principio con “Boil Yer Blood“ y “No Fool” te sacuden y te atrapan. Que temazo es “Till It’s All Gone” y que la banda lo borda con un Jim Jones magistral. Vuelve la tromba sónica con una tremenda “Aldecide” y la brutalidad de “Heavy Lounge #1”. Un poco de respiro con “Save My Life”, el justo para volver a desatar la tormenta con “Dream” y traernos a los Jim Jones más Revue con “Walk It Out”. La banda con una base rítmica sólida como el granito, un Steel Guitar que apuntala la propuesta y unos teclados adornando las canciones para que la guitarra de Jim Jones se muestre brillante en todo momento. Y claro, la voz profunda de este. No ponen de vuelta y media con “I Found A Love” y ya con su compañero de la steel guitar a la guitarra noquearnos de verdad en una “Base Is Loaded” en la que los dos guitarrista se alternan en los punteos y revolcándose por el suelo o de rodillas en las tarimas justo al lado del público. Después de semejante derroche de energía se ponen en clave góspel y solo con la voces y dando palmas no deslumbran con “Hold Up” para rematar la faena el clave Stooges con “Alpha Shit“ con el grupo a tumba abierta y poner el listón pero que muy alto. ¿He visto algo mejor en todo el año?. Uhmm.

Turno para los Backyard Babies. No es que me esperase nada del otro mundo pero lo que tengo claro es que siempre que les he visto me lo paso genial. Y mis pocas expectativas se eliminaron desde un principio. Su último disco “Four by Four” no me hizo mucho tilín pero claro el anterior tampoco y no sé porque le di otra oportunidad y me acabo enganchando que no veas. Igual tengo que hacer lo mismo. Y qué coño, esto es rock and roll y lo que queremos es pasárnoslo bien y lo demás son chorradas. Y los Backyard Babies tienen temas y actitud encima del escenario para que eso ocurra siempre. Con un Dregen siempre dándolo todo, con esa pintas que se gasta y camiseta de sello Safety PIns del malogrado Kike Turmix incluida, sin parar de saltar, con sus gestos y siempre divertido todo es más fácil. Se complementa a la perfección con Nicke Borg y los dos se valen para llevar a la gente donde quieran. La batería y el bajo son los de siempre y no hay fisuras por ningún lado. Y sin bajar el pistón en ningún momento y sin parar, bueno quitando las dos veces que se le desata el cordón a Dregen y que en la segunda el pipa le quiere ayudar dándole la cinta aislante para atarlo, el puto amo solucionando movidas, el concierto va viento en popa. Cae algún tema del último como con la que empiezan “Th1rte3n or Nothing” que funciona de miedo, la balada hard-rockera “Bloody Tears” que no son santo de mi devoción pero que metidos en harina hasta me pone a tono. O la vacilona y marca de la casa “I’m on My Way to Save Your Rock ‘n’ Roll“. El resto se llevan la palma el “Making Enemies Is Good“ y como no, los temas del “Total 13“ que te siguen poniendo como una moto. A ver quién se resiste a “The Clash“, “Brand New Hate“, los “uahs” de “Heaven 2.9“, un “Painkiller” dedicado a los músicos muertos hasta la fecha ó un “Star War” que pone al personal fuera de sí. No faltan temas claves de otros discos como “Dysfunctional Professional” ó “A Song for the Outcast” que van como un tiro. Y apuntalado el concierto “Highlights“ y “Bombed (Out of My Mind)“ que te ponen fuera de sí. Ante tanto desenfreno sónico tenemos a un cercano Nicke que no duda en acercarse en dar puas a unas niñas que han venido con sus aitas y están en primera fila. Acaban con una brillante “Nomadic“ y dejándonos con ganas de mucho más.

En los bises aparece sólo Nicke para introducir “Abandon” sentado en las tarimas al lado del público y luego ya con la banda noquearnos y poner al personal a dar palmas acompañando al grupo. Hay que rematar la faena y estos no hacen enemigos así que nos desgañitamos en un “Minus Celsius“ pletórico para perder los papeles y dejarnos el cuerpo fino fino con “Look at You“ que desata la locura entre el personal.

Nueva edición del WOP y por la respuesta del público más que satisfactorio así que sólo queda pedir que la próxima sea igual o mejor si se puede.


Lugar: Fever (Bilbao)
Fecha del Evento: 16 de Diciembre de 2017
Texto: Antonio López
Fotografías: David Mars

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *