Noche de Rock con Ultraligeros y Zanibar Aliens

Llegamos a fin de año y siempre hay sorpresas agradables en lo musical. Es el caso del segundo disco de Zanibar Aliens “Space Pigeon”. Por mayoría, vamos a decir el grupo portugués/sueco, han sacado un disco que a los seguidores de los sonidos 70’s les va a encantar. Y si de paso te oyes el anterior “Bela Vista” pues la satisfacción va a ser plena.

El concierto es en la sala Azkena y los encargados  de abrir la velada son los locales Ultraligeros que también presentan disco “Ella Elige”. Se nota que tienen sus seguidores y hay buen ambiente. Y hay paridad en la audiencia. Lo que tengo claro es que si te gusta su música seas tío o tía a tú novi@ también le va a gustar aunque no escuchen nada de música. Lo digo por experiencia. Rock en castellano escuela Moris, Burning ó Loquillo con Trogloditas por poner unos ejemplos y con temas que pueden gustar a cualquiera que sigan a las antes citadas bandas. Los Ultraligeros son una banda con todas las de la ley y en directo no escatiman en instrumentos y así tenemos dos guitarras, bajo, batería, teclado y el saxofón cuando el tema lo requiere. Y al frente y a la voz Carlos. Todos muy juntitos en el escenario de la Azkena. Es difícil no dejarse llevar y no disfrutar con estos tíos. Sus canciones enganchan y en directo se muestran poderosos y seguros de sí mismos. Invitan a mover el esqueleto y pasártelo bomba con canciones como “Soy de Acero”, “Que Infierno De Cielo”, “En Los Billares”. O te fulminan con temazos como “El Tiempo Se Detiene” con gafas de corazón incluidas. La gente se sabe las canciones y acompañan al grupo en todo momento. Dos guitarras brillantes sobre una base rítmica que lleva a la banda en volandas para que el teclado aporte la chicha adecuada a sus canciones y cuando aparece el saxo redondear la faena. No os lo perdáis porque el disfrute está asegurado.

Cuando aparecen los Zanibar Aliens la cantidad de público ha bajado bastante pero estos no se arrugan y ofrecen un gran bolo. Conocen a la perfección el terreno que pisan y se muestran como una maquinaria muy bien engrasada. Muy buenos músicos con muy buenas canciones, imposible no salir encantado. El concierto empieza con temas directos para ponernos en órbita a las primeras de cambio. “Baby i can’t let you go”, “Space Pigeon” o una fabulosa “Bongsmoker”. El cantante, que también se encarga del teclado, te deja pasmado con la pedazo voz que tiene. Si le ve Ian Gillan se le caen las lágrimas. Dos guitarras esplendidos y una poderosa base rítmica hacen el resto. Disfrutamos de “Mother Nature’s Son” para después volarnos la cabeza con “Outta Time” y “Bobby Hill”. Se lucen en clave blues con “Rejoice” donde se ve al grupo disfrutar tocando el tema. Para seguido ponerse en plan Black Sabbath que no deja títere con cabeza y para salirse del guión (batería/guitarra) hacerse un sólo de bajo. Vuelve la calma con “No One Shows“. Con una intro en plan reggae atacan “Far from home”. Y es en esta parte donde empiezan a alargar los temas y mostrarse más dispersos. Ya con su guitarra solista con la bufanda del Athletic arrollada a su frente  encaran el final con “Wild Thing” y “Only one” y este demostrando lo gran guitarrista que es metiendo sus punteos pero sin perder la esencia de los temas. No hay bises y nos quedamos sin la “Dulce Rita”.

Esperemos que a la siguiente vez más gente acuda a verles a ellos porque son un gran grupo. Mención especial a Karlos Peligro por apostar por estos grupos que no son nada conocidos y que sin alguien como él no los podríamos disfrutar. Toda la suerte del mundo tío.


Lugar: Sala Azkena (Bizkaia)
Fecha del Evento: 5 de Diciembre de 2017
Texto: Antonio López

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *