Nasville Pussy de vuelta en el Kafe Antzokia

Nueva visita de los Nasville Pussy y otra vez en el kafe Antzokia. Ya los tuvimos hace un año en el mismo lugar y no hace mucho tocaron en Gernika. No es que me esperase un llenazo pero la entrada se queda un poco corta. Lo último que han lanzado fue el recopilatorio “Ten Years Of Pussy” y ya tiene unos años por lo que ya toca material nuevo no tardando mucho. Durante el concierto Blaine Cartwright nos comunica que para el año que viene habrá disco.

De teloneros tenemos a la banda catalana The Lizards. Me comentan que habían tenido algún problema para llegar y así que casi justo enchufar los instrumentos y salir a tocar. En su día si cate su primer disco y hasta ahora les había perdido la pista. Veo que tienen otro disco “Road To Anywhere“. Su propuesta nos pone a tono y nos deja con ganas de más. Punk-rock con toque hard bien aderezado con una guitarra con mucha chicha y una base rítmica contundente caldean el ambiente y la parroquia así lo reconoce. Temas como “Burning City“, “Bitch“, “Stalking The Prey” ó “Road To Anywhere“ te vuelan la cabeza sin contemplaciones. Canciones coreables que enganchan y que invitan al desenfreno. Es su primera vista por estos lares pero seguro que repetirán porque aquí hay público que gusta de esos sonidos. Joder, y el tattoo de la bajista con Joey…y Dee Dee? toda una declaración de intenciones.


Los Nashville Pussy han puesto de telón de fondo el nombre del grupo con un rayo la mar de molón. La banda creo que es la misma que la del año pasado. La bajista aguanta, porque cuantas habrán pasado ya. Y se nota, porque están más que engrasados. Desde el principio la banda va a propulsión y dispuesta a pasarnos por encima como si sería un tren de mercancías. Tiene suficientes canciones redondas para que el concierto no baje el pistón en ningún momento. Y está Ruyter Suys que despliega en todas las canciones todo su poderío y es un animal que se come el escenario. Purita dinamita. Es el foco de atención y no es para menos. Blaine Cartwright está en su sitio y hace su papel pero es que Ruyter hoy por hoy es todo en Nasville Pussy. Entran en materia con “Everybody’s Fault But Mine” y a la siguiente ir directos a la yugular con “Piece of Ass”. Esa es la tónica. Pasar de temas más “Southern” a otros más directos y patea culos. “Pillbilly Blues”, “I’m So High” para ponerte de vuelta y media con “Rub It to Death”. Primer tiento a la botella de Jack Daniels y cae una enorme “Hate and Whiskey”. Vuelven a pisar el acelerador con “Going Down Swinging” y nos presentan un nuevo tema adelanto de su nuevo disco “We Want War” y que es marca de la casa. “Till the Meat Falls Off the Bone” con Blaine dejando un momento la guitarra y desenvolviéndose la mar de bien sólo al micro lanzanzo el pie y volviéndolo a coger. Llega “Up the Dosage” con su “gimme more” “gimme more” y la gente ocupando ya las primeras filas y disfrutando de lo lindo. Hay que volver a regar el gaznate y hacer rular la botella de Jack Daniels en la versión “Can’t You See” de The Marshall Tucker Band para ya no parar de dar cera en lo que queda de bolo y poner al personal como motos con ese trallazo que es “Go to Hell“ acabando con solo de guitarra de Ruyter, Siguen con una brillante “Good Night for a Heart Attack” en la que no falta Blaine bebiendo una cerveza de su gorro vaquero y con solo de batería incluido en lo que aprovecha Ruyter para quitarse las botas, para acabar con “Pussy’s Not a Dirty Word” y redondear la faena.


En los bises no se andan con chiquitas y a por todas con “Struttin’ Cock” y su “Let’s Rock”, la vacilona “Why Why Why” nos pone a todos a corear el tema con el grupo y dejarnos en la gloria. Y con la fecha de la muerte de Malcom Young de hace cinco días se acuerdan de él y que mejor homenaje que un demoledor “Beating Around The Bush”. Acaban a todo meter con “Go Motherfucker Go” y Ruyter tocando de rodillas, rasgando con la botella de cerveza y rompiendo las cuerdas de su guitarra y tumbada de espaldas extasiada durante un buen rato.

Todavía queda toda la cuesta de la semana pero uno se vuelve para casa más a gusto que un arbusto.


Lugar: Kafe Antzokia (Bilbao)
Fecha del Evento: 21 de Noviembre de 2017
Texto: Antonio López
Fotografías: David Mars

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *