Crónica del BIME LIVE 2017 – viernes

Después de tres días de conferencias en el BIME PRO y de de dos días de SHOWCASES por las salas mas importantes de Bilbao (Kafe Antzokia, Stage Live, La Ribera, Bilborock, Hika Ateneo, Sala Azkena, Shake, El balcón de la Lola) que ha convertido a la noble villa en la capital de la música, donde se han podido ver grupos prometedores desde Francia hasta holanda, haciendo parada por las Americas y sin olvidar el producto propio, porque aquí también se hace música de nivel.

Ahora si, tocó turno para BIME LIVE, un festival que en su quinta edición ya se ha consagrado como el festival del otoño, como en sus ediciones anteriores viene cargado por un gran elenco de bandas que compagina lo mejor del panorama musical, con grupos ya consagrados y futuras promesas de la escena local e internacional, y la primera jornada estaba liderada por el dúo Royal Blood y Metronomy.

Este año el recinto volvía a tener los stands de siempre como Jaggermaster, johnnie walker, Red Bull, skunkfunk, Thunder Bitch por mencionar alguno. En cuanto a los escenarios, había también alguna sorpresa: estaba el Thunder Bitch Stage (Escenario principal) y Heineken Stage, ambos eran los escenarios donde se iban a realizar los conciertos principales. El Escenario Gaua que estaba programado para que los Djs pusieran su toque final a una noche cargada de buena música. El Escenario Antzerkia donde se podía ir a disfrutar de la música sentado como en un buen anfiteatro. Dentro del festival había como todos los años un puesto de merchandising y puestos de comida y bebida para cargar energías.

Arranque la jornada de conciertos con el grupo guipuzcoano Rural Zombies, nos dieron un concierto cargado de rock con toques de indie, acorde a lo esperado, donde fueron cercanos a la audiencia, potentes, ruidosos y agresivos. Nos presentaron su segundo disco, “From Home to Hospital St.”, un trabajo muy bailable. Daba gusto empezar así la jornada, acto seguido pase al escenario de al lado (Thunder Bitch) para catar por primera vez a Pablo und Destruktion, desde la primera canción me gano con su característica voz grave, fue desgranando las canciones sobre todo de su ultimo trabajo “Predación” y se veía cada vez mas publico se acercaba a su concierto para disfrutar de su rock rebelde.

Después de este fabuloso comienzo de festival, me dirigí al escenario Antzerkia para disfrutar de uno de los mejores compositores estadounidenses de su generación, Mark Eitzel que nos presenta su magnifico ultimo trabajo “Hey Mr. Ferryman”, es una obra cargada de pop y virtudes que las supo trasmitir a un publico cautivado por el buen hacer del norteamericano y su banda que se complementaron a las mil maravillas.

Ya llego la hora de la verdad, el plato fuerte del día, Royal Blood, los ingleses cuatro meses después de su actuación en el Bilbao BBK Live estaban de vuelta. Siguen con la promoción de su reciente disco “How Did We Get So Dark?”, su setlist consistió en una sólida mezcla de material nuevo junto con canciones antiguas de su debut homónimo de 2014. Durante el concierto se vio la energía y calidad que atesoran, compuesto por Mike Kerr en el bajo y la voz principal y Ben Thatcher en la batería. La banda suena tan poderosa como algunos grupos que duplican su tamaño. Su set incluía “How Did We Get Dark”, “Little Monster”, “Loose Change”, y “Figure It Out” entre otro. Son el futuro del rock.

Una vez finalizado el concierto de los ingleses, vi la recta final del concierto de Bill Callahan, que me dejo con ganas de a verle escuchado mas, ya que solo pude catar las ultimas canciones. Luego tocaba uno de los grupos mas punteros del festival,Ride, el cuarteto británico se convirtió en referencia del shoegaze en los 90, volvían a los escenarios gracias a su reciente reunión. Nos dieron una clase magistral de rock britanico con guitarreos elegantes que cautivo al publico.

Luego de vuelta al Antzerkia para disfrutar con Einstürzende Neubauten, son uno de los grupos experimentales más respetados en la escena internacional. El veterano grupo, histórico de la escena más experimental alemana, vino con una maquinaria de instrumentos creados por ellos que crearon una atmósfera ruidosa que pasaban del noise-rock al rock industrial. De este concierto solo vi la primera parte porque en el escenarios principal estaban actuando Metronomy. Los británicos nos hicieron vibrar con sus melodías pop, no fallaron sus trallazos “The Look” y “The Bay” que sirvieron para llevar en volandas al publico.

Para terminar la noche toco disfrutar de los sonidos electronicos cargo de Orbital Kiasmos que pusieron patas arriba el recinto con melodías electrizantes y ritmos poperos para mover el esqueleto hasta que el cuerpo aguante.


Lugar: BEC (Barakaldo)
Fecha del evento: 27 de octubre del 2017

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *