ZINEMALDI 2017: DÍAS 4 Y 5

LICHT (Bárbara Albert), Alemania-Austria

Adaptación de la novela “Mesmerized” de Alissa Walser y basada en la vida de la pianista ciega María Theresia von Paradis. Ciega desde los 3 años, desarrolla un virtuosismo musical del que sus padres se sirven para lucirse en sociedad. La problemática principal de la película gira en torno al tratamiento al que se someterá la artista en el que los progresos en la recuperación de su visión, la llevarán a enfrentar una serie de conflictos emocionales.

La película destaca por un cuidado vestuario, resultando el producto final un tanto insípido.

CARGO (Gilles Coulier), Bélgica-Países Bajos-Francia

Primer largometraje del cineasta conocido por el paso de sus cortometrajes en Cannes, y series como “Bevergem”. Nos relata la historia de una familia de tradición pesquera que tiene que lidiar con el reciente accidente del padre de familia, los problemas económicos de un negocio en decadencia y la propia evolución que sufre cada personaje de la historia.

Dilemas existenciales y morales que flotan a la deriva, en el inmenso mar de la soledad que rodea a cada hermano. La incomunicación latente en cada silencio y cada mirada, encrudece este drama de tonos agrisados y nos muestra la rudeza de unas personalidades áridas y atormentadas.

Interesante reflexión acerca de la incomunicación que existe hoy en día y de las barreras emocionales que genera en nuestro entorno más cercano.

WONDERSTRUCK (Todd Haynes), Estados Unidos

Basada en la novela de Brian Selznick “palabras y dibujos”, el autor de “Carol” nos obsequia con esta cinta donde la música y la imagen funcionan como carril para las historias de dos niños que suceden en dos tiempos diferentes, pero que cuentan con una búsqueda común.

La diferenciación cromática entre los 20 y los 70 y el entorno melódico (no apto para los haters de lo excesivamente edulcorado), crean un ambiente de cuento infantil que quizá suene ya en exceso repetitivo. Es innegable el buen gusto estético del realizador en cada escena y la soltura con la que maneja las emociones, pero en mi caso la previsibilidad de los acontecimientos hace que la conexión con la historia se debilite bastante.

Mencionar un pequeño oasis en medio da tanto dulzor: magistral la última parte del metraje, explicando los entresijos de la historia sirviéndose de maquetas y figuras artesanales.

Destacan las interpretaciones de la debutante Millicent Simmonds y Oakes Fegley en el papel de los niños y las colaboraciones de Michelle Williams y Julianne Moore.

EL SECRETO DE MARROWBONE (Sergio G. Sánchez), España

Ser aficionada al género de terror produce muchos sinsabores. Cuando te acercas al cine a ver una película de este género, vas con la resignación de saber que seguramente salgas decepcionado por la previsibilidad de los acontecimientos y que los consabidos clichés te saldrán hasta por las orejas. Pero siempre hay un resquicio de esperanza y como la polilla que va hacia la luz, tú ahí que vas. Y a veces la película te sorprende, porque así como la mayoría pasarán al olvido y a ese triste 5 en tu cuenta de IMDB, unas pocas consiguen acomodarse en tu memoria y ésta sin duda, será una de ellas.

Pocas veces consigue una película de terror (seria) conseguir que toda la sala acabe a carcajada limpia. Y es que la cinta no solo está plagada de clichés y sobresaltos nada originales. La sobreactuación del hermano mayor que encarna George MacKay, produce una sensación que te debate entre la lástima y la risa floja. Como contrapunto, se agradece ver cómo rostros nuevos como el de Anya Taylor-Joy (La Bruja) van despuntando y ganándose las críticas favorables del público.

La propuesta del guionista de películas de éxito como “El Orfanato” o “Lo Imposible”, resulta monótona y por momentos ridícula. A pesar de todo y como ocurre con este tipo de películas, probablemente acabe siendo un taquillazo.


Texto: Inés Arqued

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *