EL BLUES DE CHARLIE MUSSELWHITE

Sin ninguna duda Charlie Musselwhite es uno de los nombres más clásicos del blues americano, un virtuoso de la armónica de raíces nativo-americanas nacido en Mississippi que vivió parte de su vida en Tennessee hasta que se estableció en Chicago en su adolescencia, donde se codeó con los iconos más relevantes del blues.

Ganador de un Grammy en 2014 por el Mejor Álbum de Blues con ‘Get Up!‘, increíble álbum de magníficas letras y melodías que grabó mano a mano junto al grandísimo Ben Harper, probablemente su mejor trabajo hasta la fecha (sin desmerecer claro está todos sus trabajos anteriores), Charlie Musselwhite visitó la Sala BBK el pasado viernes rozando el sold-out. Pocas eran las butacas que quedaron libres durante la hora y veinte minutos que duró el concierto.

De expresión bonachona, mirada limpia y sincera, este virtuoso de la armónica que cuenta con nada menos que 73 años y más de 30 álbumes a sus espaldas lleva tocando desde finales de los 60. Así que fue todo un honor asistir a un concierto de lujo, dentro del ciclo ‘Music Legends‘ que organiza la sala desde hace años. No podía faltar en él una leyenda del blues como es Musselwhite. Y es que este año celebran el 50 aniversario de su primer LP de 1967  Stand Back! Here Comes Charley Musselwhite’s Southside Band, así que no podíamos perdernos este regalo.

Acompañado por su banda y armado con su maletín vintage tuneado con pegatinas y repleto de sus preciadas armónicas, desenfundó la primera para dar comienzo con ‘300 Miles To Go‘ de su último trabajo ‘I Ain’t Lyin» de 2015, para seguir con una versión del ‘Been Gone Too Long’ de Billy Boy Arnold muy en la línea del ‘Break on Through (To The Other Side)’ de The Doors, tras la que animó al público a bailar y a pasarlo bien.

Y no fue la única versión que nos ofrecieron Charlie y sus colegas. De hecho hubo casi más versiones que temas propios. ‘Bad Boy’ de Eddie Taylor, ‘My Kinda Gal’ (basada en el ‘It Ain’t Right’ de Little Walter & His Jukes), ‘Ready For The Times to Get Better’ de Crystal Gayle y escrita por Allen Reynolds, ‘Help Me’ de Sonny Boy Williamson II o la archiconocida ‘Roll Your Money Maker’ de Shakey Jake deleitaron a un público que estaba totalmente entregado, moviéndose sin parar sobre sus butacas haciendo que la fila entera pareciera que iba a desencajarse de sus raíles. Algunos no pudieron permanecer en sus asientos y se vieron obligados a levantarse y acercarse a los pasillos exteriores para poder disfrutar de un concierto que bien podía haber sido de pie, para poder bailar y moverse a gusto procesando cada acorde, sintiendo cada nota. Más aún cuando el propio Charlie te anima a ello.

Incluso sonaron un par de canciones que no logré situar en su discografía. Mi butaca era la última de la sala y en mi esquinita no veía ni escuchaba del todo bien, pero me pareció entender que su cuarta canción era una «antigua canción folk que habían compuesto en un minuto», aunque no le encuentro demasiado sentido. Un tema realmente fascinante que tengo que buscar con intensidad, lo necesito en mi playlist de ‘Best Songs Ever’ ya.

También sonaron temas como ‘River Hip Mama‘, ‘Good Blues Tonight‘ o ‘Strange Land‘, canción con la que nos puso en contexto con una historieta del por qué de esta canción, y con la que aprovechó para presentar a su banda poco antes de tomarse unos minutos para regresar sobre el escenario con un tema más, su gran hit ‘Christo Redemptor‘, temazo con el que cerró su actuación de la mejor manera posible: íntima y dulcemente, cantando con su armónica.

Trece temas en total y muy en sintonía con su público, Charlie demostró que además de ser un gran artista es también una gran persona, atento, divertido e involucrado en hacer sentir a los asistentes parte de su espectáculo, un blues chicagüense de escándalo y un rock and roll de los que quitan el aliento.

Sus letras y sus pegatinas denotan una larga vida llena de viajes y aventuras. Siempre acompañado por su querida Henrietta, con la que se casó allá por 1981 y que le ayuda con la parte del merchandising, Musselwhite y su banda (June Core a la batería, Frank Randall al bajo y Matt Stubbs a la guitarra) aparecieron raudos y veloces para firmar discos, prestarse a sacarse fotos y a hablar con sus fans tras haber recordado durante su concierto que «las navidades están a la vuelta de la esquina», y qué mejor regalo de navidades que el último LP de la banda. Un concierto muy cercano y, aunque breve, muy intenso.

Una anécdota curiosa para los amantes del blues y el cine: parece ser que el personaje de Dan Aykroyd en The Blues Brothers está inspirado en el mismísimo Musselwhite.

SETLIST

  1. 300 Miles To Go (I Ain’t Lyin’, 2015)
  2. Gone Too Long (Billy Boy Arnold cover)
  3. River Hip Mama (Ace Of Harps, 1990)
  4. Inedit
  5. Bad Boy (Eddie Taylor cover)
  6. Inedit
  7. My Kinda Gal (I Ain’t Lyin’, 2015)
  8. Ready For The Times to Get Better (Crystal Gayle cover)
  9. Good Blues Tonight
  10. Roll Your Money Maker (Shakey Jake cover)
  11. Help Me (Sonny Boy Williamson II cover)
  12. Strange Land (Stand Back!, 1967)
  13. BIS: Christo Redemptor (Stand Back!, 1967)

Lugar: Sala BBK (Bilbao)
Fecha del evento: 10 de marzo de 2017
Texto: Zaioa López
Fotografías: Gaizka Narváez

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *