ZINEMALDIA 2016: DÍA 3

MA VIE DE COURGETTE (Claude Barras), Suiza

Preciosa película de animación, de esas que esperas ver en un festival de cine como el Zinemaldi, que trata sobre la vida de un niño que queda huérfano y las relaciones con los demás niños del orfanato. Llena de carga dramática, tan triste como emotiva, nos enseña los valores y los sentimientos de un niño que sufre una de las mayores pérdidas de su vida, que a su vez se convierte en la mayor de sus salvaciones ya que le abre oportunidades de vivir una vida «normal» lejos de llevar la típica vida familiar de un niño de su edad.

Muy humana y positiva dentro del drama que le acontece, los horrores de un triste pasado le llevarán a encontrar su lugar en el mundo junto al amor de su vida y a su nueva relación paterno-filial con un policía que le dará todo el amor que nunca recibió como hijo. Estupenda manera de comenzar la jornada, presiento que ‘Ma Vie de Courgette’ probablemente sea una de las películas que más me vayan a gustar de esta edición. Sencillamente estupenda.

NA MLIJECNOM PUTU/ON THE MILKY ROAD (Emir Kusturica), Serbia

La nueva obra de Emir Kusturika, tras casi una década de sequía en cuanto a ficción se refiere, está basada en la idea de su propio cortometraje ‘Nuestra Vida’, perteneciente a la película episódica ‘Words with Gods’ de 2014.

‘On the Milky Road’ es la adaptación de un relato en forma de fábula moral. O al menos eso pretende. El amor incondicional de un lechero hacia una misteriosa mujer y viceversa (porque están tan enamorados que desafían incluso la ley de la gravedad), todo ello contextualizado en plena guerra de los Balcanes. Les rodean delirantes personajes y animales, muchos animales. Muchos animales que nadan en sangre durante toda la película, de principio a fin.

Un humor surrealista que desgraciadamente va decayendo pasado el ecuador de la película y lo que era una historia divertida pase a ser una auténtica locura donde nada tiene sentido. Muy en la línea de Kusturika, pero a trompicones. Aún así, pese a no ser su mejor obra, tienes momentos muy divertidos y la música que siempre caracteriza sus obras está muy presente, punto a favor para sus nostálgicos seguidores. Nos hizo llegar a la conclusión que esta esperpéntica y grotesca película no era más que una necesidad vital del director de montárselo con Mónica Bellucci, aunque fuera en la ficción. Kusturika ha cumplido su sueño, veremos qué es lo siguiente que nos trae.

L’AVENIR (Mia Hansen-Løve), Francia

La primera parte de la sesión doble de Isabelle Huppert comienza con L’Avenir de Mia Hansen-Løve. En esta ocasión Isabelle interpreta a Nathalie, una profesora de filosofía que ve cómo su acomodada y rutinaria vida da un giro de 180 grados cuando su marido decide abandonarla para irse con otra mujer y su madre cae enferma. Es entonces cuando Nathalie decide reinventarse, apoyándose en un antiguo alumno de ideologías comunistas que convive en la casa de un pueblo de los Alpes alejado de la ciudad junto a amigos ideológicamente afines. Esto llama la atención de Nathalie, que decide ir a visitarles y plantearse su vida desde otra perspectiva, en busca de su felicidad. Una verdadera clase de filosofía, una oda a la supervivencia, una gran película.

ELLE (Paul Verhoeven), Francia

La vuelta de Paul Verhoeven nos trae de nuevo a una Isabelle Huppert en plena forma en este thriller psicológico que no dejó a nadie indiferente. Ya desde su comienzo Verhoeven llena la pantalla de angustia, una violación a Michèle, nuestra protagonista. Cuando ves que la reacción a dicha violación es un simple silencio te das cuenta de que aquello que vas a ver va a ser lo más turbio de la jornada, y probablemente del festival.

Debo reconocer que este tipo de películas no son de mi devoción, soy muy sensible a ciertos temas y la manera de tratar una violación a base de humor negro no es que me guste. Esta es, posiblemente, la película más enfermiza que he visto desde La Pianista de Haneke, protagonizada por la misma Huppert y con la que me resultó muy difícil no comparar la obra de Verhoeven. Podría ser, incluso, el mismo personaje años después. Las inclinaciones sexuales de ambos no distan demasiado.

Pues no contento con la sumisión de Michèle, el maldito Verhoeven te sumerge en una atmófera más inquietante si cabe en la que la protagonista no sólo no denuncia la agresión sino que desea que vuelva a producirse, más aún cuando averigua quién es el agresor y decide tomarse la justicia por su mano.

Una película muy retorcida en la que, sin duda, destaca la interpretación de la maravillosa Isabelle Huppert. Demasiado angustiosa para poder emitir un juicio objetivo, me hirió profundamente la normalidad con la que tratan la agresión física y sexual a una mujer, por muy enferma que esté. Me dejó hecha polvo.


Texto: Zaioa López

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *