Nashville Pussy en el Antzokia

En pleno BBK Live nos visitan los Nashville Pussy. No es que tenga mucho que ver lo que se cuece en Kobetas con estas bestias pardas pero parece que montar un bolo con un festival de esta envergadura de competencia no es una buena idea. Pero hay gente para todo y aunque no haya “sold-out” las cosa no pinta tal mal y nos juntamos unos cuantos para disfrutar de nuestros redneck favoritos. Presentan el disco recopilatorio “Ten Years Of Pussy” que repasa su carrera discográfica durante ese tiempo. Cuando ves el título te dices ¿10 años tiene el  grupo?. Muy poco me parecía. Empiezas hacer cálculos y son muchos más, claro está.

De teloneros tenemos a los Bermeanos The Hammer Killers. Estos presentan su disco nuevo “Rock & Roll Division”. Sólo empezar nos avisan que nos van a patear el culo. Pero lo que nos maltratan de verdad son nuestro maltrechos pabellones auditivos. Se me hace demasiado pesado y casi pido la hora. Caen temas como “El Repartidor de Ostias”, “Los Salvajes”, “Encadenados”, “Devorador de Hombres” que nos dejan tarumbas. El “Rock & Roll Division” se lo dedican a chaval que le atropelló un bus y acababa de morir. También se acuerdan de Lemmy con el “Over The Top”.

Los Nashville Pussy empiezan un poco a ralentí en los primeros temas “Come On Come On”, “Rub It to Death”, “I’m So High” ó “Pillbilly Blues” para ir engrasando la maquinaria de qué manera y desplegar todo su rock patea culos de verdad. Es llegar “High as Hell”, la enorme “Wrong Side of a Gun”, “Shoot First and Run Like Hell” y el grupo ya va como una máquina metiendo toda la carne en el asador y con Ruyter Suys haciendo sus maravillosos punteos y sin parar ni un momento. Como siempre se acaba comiendo el escenario y es la que marca la pauta en todo momento. Siguen con más temas marca de la casa, “Hate & Whiskey” les queda niquelada, pisan el acelerador de lo lindo con “Going Down Swinging”, temas muy buenos de su último álbum como “Everybody’s Fault But Mine” y “Up the Dosage” que chutan de maravilla. Cae la versión de la Marshall Tucker Band “Can’t You See“ con la botella de Jack Daniels de protagonista antes de fulminarnos con un “Go to Hell “ que no deja títere con cabeza y la banda lanzada que no veas. La nueva bajista esta tremenda. En los Nashville Pussy no valen bajistas paraditas. Blaine Cartwright está comedido pero cumpliendo a la perfección. Para la recta final “Good Night for a Heart Attack“ en la que presentan la banda con sólo de batería incluido y Blaine bebiendo la cerveza en el sombrero. Con tanta historia la canción va y viene pero no se resiente en demasia y se disfruta de lo lindo. Llega el turno de la vacilona “Why Why Why“ a la que no hay quien se resista para acabar a todo tren con un demoledor “Go Motherfucker Go“.

No se hacen mucho de rogar y para los bises nos acaban de rematar con un tremendo “Struttin’ Cock”. Se acuerdan de su técnico de la mesa de sonido en su día de cumpleaños cantándole el “Happy Birthday” para terminar con “Fried Chicken and Coffee” y Ruyter fuera de sí, tocando de rodillas y acabando rompiendo las cuerdas de la guitarra para anunciarnos que esto se acabó.

Puede pasar el tiempo y aunque no los veas siempre que vienen sabes que el día que vayas a verles nunca fallan y sales encantado.


Lugar: Kafe Antzokia (Bilbao)
Fecha del evento: 08 de julio de 2016
Texto: Antonio Lopez

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *