ABBEY ROAD – TRIBUTO A THE BEATLES

Hace sólo unas pocas semanas tuvimos ocasión de ver en el palacio Euskalduna de Bilbao, a Mersey Beatles, presentada como la mejor banda tributo de los Beatles, incluso respaldados por la hermana del propio Lennon. Personalmente me pareció una actuación muy profesional pero un poco fría y diría que he disfrutado mucho más en las dos ocasiones que he podido ver a los Abbey Road, estos 4 músicos de Barcelona, en el Antzoki.

No sólo es que interpreten cualquiera de las canciones del grupo que se te ocurra pedirles sino que conocen su historia al detalle, disfrutan compartiéndola con el público y bromean constantemente, algo que se agradece si además es en un sitio como el Antzoki donde puedes tomar algo durante el concierto.

No recuerdo con qué canción comenzaron en la anterior ocasión que pude verles pero este viernes de enero casi primaveral no dan tregua al personal desde el primer momento y se arrancan con la rotundidad de Twist & Shout para desperezar hasta el más somnoliento del público. A partir de ahí, van cayendo clásicos de las primeras etapas del grupo como I Want to Hold Your Hand, Please Please Me, la armónica de Love Me Do ó Help!, con alguna curiosidad que otra como la versión de Honey Don´t con Ringo a las voces o la cara-b I dont want to Spoil the Party.

En uno de los interludios entre canción y canción, comparten la historia de Billy Preston, genial teclista que colaboró activamente con el grupo, especialmente en la grabación del disco Let It Be. Un fan aventajado de entre el público se gana una gorra por haber acertado el nombre de quien llegó a ser considerado como el quinto beatle.

Tras la anécdota, se atreven también con una pequeña rareza, I´ll be on my way, que comentan que sólo puede encontrarse en el recopilatorio de la BBC “Side by Side”. Y siguen desgranando temas como We Can Work It Out, Drive My Car y She Loves You, con la que bromean antes de tocarla comentando que seguramente muy poca gente la reconozca.

Estamos alcanzando la mitad del concierto, 50 minutos y la banda se retira brevemente a cambiarse de vestimenta dejando a George en solitario para deleitarnos con Eleanor Rigby y con la ineludible Yesterday, acompañado a los teclados por el particular 5º beatle de los propios Abbey Road.

Tras el sólo de George, regresa el resto de la banda para atacar una versión de la inconfundible Imaginede Lennon, que se cuela como única pieza de alguno de los miembros del grupo en solitario. Y de ahí a sumergirnos en los océanos de la psicodelia de Yellow Submarine, con un Ringo como maestro de ceremonias aclamado por el entregado público del Antzoki.

Tras emerger de sus burbujeantes aguas nos adentramos en la canción que abre el álbum que dá título al grupo tributo. Con George de vuelta en el escenario, Come Together se abre paso a base de susurros, redobles de batería y el fraseo de Lennon que te va hipnotizando para estallar con esos teclados y el característico punteo de guitarra.

Siguiendo con el disco Abbey Road, y volviendo a destacar la capacidad compositora de George, nos deleitan con Something, a la que presentan como una de las mejores canciones de amor de la historia, con lo cuál coincido, y en la que en ningún momento se dice “te quiero” y la verdad es que no le hace falta a la letra, casi como diría Han Solo “She Knows”.

Y a partir de aquí, y como nos adelantan que estamos más cerca del final que del principio, y que hay demasiado terreno para cubrir para tan poco tiempo, nos proponen una mezcla de temas por los que iremos saltando. Y despegamos con la ensoñación de Strawberry Fields, chapoteamos sobre los coros de Lady Madonna, golpeamos con fuerza los acordes de Get Back, nos empapamos con la nostalgia de Penny Lane, y cerramos el viaje sin habernos movido del sitio con la alucinógena de Lucy in the Sky with Diamonds..,¿quién puede negarse a una montaña rusa como esa?

Pues tenemos doble ticket y en la segunda vuelta partimos de viaje con Magical Mystery Tour y Hello Goodbye, se nos llena la cara de sonrisas con el inconfundible riff de la guitarra de Here Comes the Suny cerramos con la contundencia y solemnidad de Let it Be.

Para terminar, los componentes de la banda se van presentando uno a uno. Se conocen la historia y canciones del grupo casi como si fueran propias pero en su caso afortunadamente mantienen la camaradería y amistad que les anima a seguir tocando y disfrutando sobre los escenarios. Son tan fans de los Beatles como cualquiera de nosotros, se nota, y a modo de agradecimiento cierran el concierto con Sargent Peppers con la esperanza de que hayamos disfrutado del show tanto como ellos.

Y la respuesta del público es contundente, el beste bat de rigor se oye sin apenas dejar margen para que abandonen el escenario momentáneamente así que prometen una canción más y esta vez sí, se despiden de Bilbao con Hey Jude y todo el Antzoki coreando.

Se han quedado por el camino algunas de mis favoritas como Norwegian Wood, Ticket To Ride o Dear Prudence pero ya caerán en otra ocasión y quien va a poner pegas a más de 30 canciones en un viaje por toda la discografía, historia y anécdotas del grupo durante cerca de 2 horas de concierto, y si además estás bien acompañado ¿qué más se puede pedir?. All You Need is Beatles, All You Need is Music, All You Need is Love.


Lugar: Kafe Antzokia (Bilbao)
Fecha del evento: 22 de enero de 2016
Texto: Ariane
Fotografía: gorka

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *