FIB 2015 (DOMINGO)

El primer concierto del domingo fue el de Belako, que cambiaron a última hora de escenario y horario. La puerta de entrada de prensa abrió a las 19 horas, diez minutos antes de que comenzaran los vascos, por lo que fuimos a toda prisa mientras sorteábamos a toda esa gente que, aun habiendo llegado más tarde, se habían posicionado al principio de la cola. Belako son jóvenes pero tienen un largo recorrido en festivales y ganan mucho en directo. Los chavales sudaron la gota gorda por ese calor húmedo tan característico de Levante y al que no solemos estar acostumbrados en el norte. Les mereció mucho la pena el cambio de horario porque, aunque abrieran la última jornada y su actuación fuera breve pero intensa, el escenario “Radio 3” suena mucho mejor que el “Red Bull”. Los chavales de Mungia lo dieron todo con temas como “Zaldi Baltza”, “Sea of Confusion” o “Southern Sea”. A pesar de la brevedad dieron, como siempre, un magnífico concierto y supieron elegir muy bien las canciones para condensar lo mejor de Belako en apenas media hora, terminando por todo lo alto con “Haunted House”.
fib_19072015_7
Llegó el momento que llevaba esperando más de un año para volver a ver a Hudson Taylor desde que en el Azkena Rock Festival del año pasado me perdiera la mayoría de su concierto debido al diluvio que cayó. Así que por fin pude resarcirme. Los hermanos de Dublín actuaron en el escenario “Radio 3”, en el que estuvimos prácticamente todo el día. No se acercaron demasiados fotógrafos. Su primer LP ha sido editado, por fin, en 2015 con algunos arreglos en algunos singles de sus anteriores EP’s que han sumado a este último trabajo titulado «Singing for Strangers”. Durante su corta actuación tocaron temas como “Just a thought”, “Weapons”, “Don’t tell me”, “Stranger” (al que añadieron un fragmento de “Back in Black” de ACDC en el que el teclista tocó el violín), “Chasing Rubies”, “Care” o “For the last time”, para terminar con su éxito “Battles”. Eché mucho en falta “Hideaway”, así que espero que pronto pueda volver a encontrarme con estos muchachos en alguna sala donde pueda disfrutar de su maravilloso folk más de 30 minutos, ya que básicamente el concierto de los dublineses era el que más interés me suscitaba. Soy muy fan.
fib_19072015_13
Los veteranos Public Enemy pusieron el toque “hip-hopero” con Chuck D a la cabeza, principal vocalista y letrista de la banda, y DJ Lord. Ya les habíamos visto rondar las instalaciones, como si fueran uno más, integrados entre el público y haciéndose fotos con los fans. Tienen más de una decena de álbumes de estudio a sus espaldas, el último estrenado días antes del concierto en Benicàssim (“Man PLans, God Laughs”), y son todo un referente entre los grupos de su género. Nos cuentan que están muy contentos porque les han admitido en el “Rock N’ Roll Hall of Fame”. Comenzaron el show con el tema con el que suelen abrir sus conciertos, el viejo “Miuzi Weighs a Ton”. Y es durante su tercero, “Rebel Without a Pause”, cuando el siempre impredecible Flavor Flav irrumpe en escena. Esta era la tercera vez que veíamos a los neoyorkinos y, cuando creías que ya conocías el espectáculo, viene Flav subido en un segway y vuelve a sorprenderte. Eso sí, con su mítico reloj de cocina colgado del cuello, cómo no. Como es habitual en ellos, se hacen muchas fotos y vídeos a sí mismos. Tienen un show muy estudiado, donde el discurso político anti-racista/revolucionario siempre está presente. Sonaron temas de todos sus álbumes, como “911 is a joke”, “Welcome to the Terrordome”, “Bring the Noise” o “Fight the power”, para terminar con “Harder than you think” y dejar así paso al siguiente grupo. Además, nos adelantaron algunos temas que compondrán su próximo disco. Gran concierto, para no variar. Todavía ronda por mi cabeza la frase que nos hicieron gritar al unísono: “Fuck racism, Fuck separatism”.
fib_19072015_17
Decidimos pasarnos un rato para ver de qué trataba el proyecto de FFS (Franz Ferdinand Sparks) antes de ir a ver a Portishead, así que no pudimos finalizar el concierto. Malditos solapes. Este híbrido formado recientemente por miembros de los escoceses Franz Ferdinand y los americanos Sparks mezclan temas de ambas bandas, de estilos tan dispares pero que han sabido complementarse muy bien entre ellas para dar un toque diferente a cada una, un nuevo punto de vista y sonido reciclado. A pesar de anunciar hace apenas unos meses su formación, llevan grabando juntos desde hace varios años. Como Public Enemy y muchos otros artistas vinieron al FIB a presentarnos su homónimo y recién estrenado disco. Tras tres temas de FFS, “Johnny Delusional”, “The Man Without A Tan” y “Police Encounters”, llegó el turno de algunos otros de Franz Ferdinand como “Do you want to”, bajada de ritmo como harían más tarde con “Take me out”, y otros como “Walk away”, que se intercalaban con los de Sparks. Lamentablemente, tuvimos que ir a toda prisa al escenario principal, donde comenzaba el siguiente concierto.

Portishead comenzó con cierto retraso debido a que los de Bristol exigieron que durante su concierto no hubiera más música que distrajera al público de la atmósfera tan etérea que querían crear (lo cual me pareció estupendo y totalmente comprensible). Beth Gibbons y su banda dieron un concierto para auténticos fans, más emocional que dinámico, como se sabía. Ya que Gibbons no es que destaque por su movimiento, más bien se abraza al micrófono para cantar al público desde lo más profundo de su corazón, y si no se agarra seguro que se desmaya porque te lo da absolutamente todo. La gente que quizás no conocía a la banda se acabó yendo buscando otro tipo de sensaciones, pero personalmente el concierto me pareció sublime. La banda de trip-hop lleva casi 25 años en activo (salvo por un período de 6 años que dedicaron para proyectos personales) y, sorprendentemente sólo tienen 4 álbumes de estudio, uno de ellos un directo. Catorce temas compusieron su setlist, comenzando con “Silence”, pasando por éxitos como “Mysterons”, “Sour Times” o “Wandering Star”, para terminar con “Roads”, que dejaron para su único BIS. “Machine Gun” y toda la ingeniería audiovisual de las pantallas, con imágenes de conflictos, guerras, Siria, Israel y Grecia y un símbolo de la paz representando un amanecer hizo que tuviera los pelos de punta durante un buen rato. Hay que decir que las imágenes que acompañaban el concierto fueron impresionantes. Ni qué decir de “Glory Box”, que hizo que se me saltara alguna lagrimilla de pura emoción. Impresionantes.
fib_19072015_29
Después de sensaciones tan intensas nos pasamos un rato a ver a The Cribs. No sé si fue mi desconocimiento sobre la banda, o que el concierto de Portishead me había dejado hecha polvo (seguramente ambas), pero no me resultaron demasiado llamativos. Puede ser que me recordaran tanto a Ash que no vi nada especialmente atractivo o novedoso a pesar de que, todo hay que decirlo, la banda lo dio todo y tenían una actitud que ya quisieran tener otros.

Y finalizamos la jornada y el festival con la danesa y su banda, que hacen música discotequera que lo está petando con su hit de moda “Lean On”, una colaboración con Major Lazer & DJ Snake, y que fue pura maravilla y sonó estupendamente. La incansable Karen Marie Ørsted se tiró al público varias veces, sin dejar de bailar ni cantar (pese a que la marea la movía de un lado a otro) temas como la pegadiza “Don’t wanna dance”, “Pilgrim” o “Walk this way”. Todo el concierto estuvo acompañado de unas magníficas proyecciones. Durante “Lean On”, tema con el que cerró su actuación, se tiró de nuevo al público y cantó alzada en brazos de aquellos que bailaban sin parar. Fue un concierto muy divertido y enérgico, un gran final para un festival de lo más interesante.


Lugar: Costa Azahar (Benicassim)
Fecha del evento: 19 de julio de 2015
Texto: Zaioa
Fotografías: gaizka

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *