LOS PLANETAS y PAJARO JACK en Granada

Llegó el momento de escuchar en directo el nuevo trabajo de Los Planetas, Dobles fatigas (El segell del primavera, 2015), un EP de cuatro canciones que, después de casi cinco años sin publicar nada nuevo, prefigura quizás la llegada del nuevo LP que esperan sus seguidores. La mini gira de presentación se ha iniciado en Granada, en la nueva ubicación de la mítica Industrial Copera, la sala en la que Lori Meyers fueran sus teloneros hace ahora justo diez años.

En esta ocasión, la oportunidad ha sido para Pájaro Jack, también granadinos, dos de cuyos miembros, Mario Fernández (Mafo) y Daniel Guirado, han grabado las baterías en Dobles fatigas. «Se nota que sois muy fan de Los Planetas» exclamó Jaime Beltrán, cantante del grupo, nada más subir al escenario y ver el numeroso público que iba tomando posiciones en la sala, todavía fría.<
los_planetas_08052015_11
Abrieron su actuación con El bien, y continuaron con Desde el tren, ecos, David Luiz, Vuelvo en mí, El frente polar, Llevaos todo y Segundo huracán, hasta completar un repertorio centrado en su nuevo disco Vuelve el bien. Partes I y II (El Volcán-El Ejercito Rojo, 2015), grabado en Producciones Peligrosas y en el Refugio Antiaéreo, es decir, con la bendición de los astros.

Cuando el clima de la sala era el propicio suena una llamada insistente a la oración (Al Adan, de Al Rahman Al Soudaiss), señal inequívoca de que Los Planetas están a punto de  subir al potente escenario de la Industrial Copera, convertido en una suerte de muro de la “quibla” para sus fieles.

Comenzaron por donde lo habían dejado, con la hipnótica canción Los poetas, recogida en la parte final de su último disco (Una ópera egipcia, Octubre-Sony, 2010), diez minutos de letanía, inspirada en un capítulo del Corán, empleados por el grupo para ir horadando poco a poco el corazón de los infieles, a fuerza de guitarras, programaciones y una voz inquietante y lírica. Empalman dos canciones más de Una ópera egipcia, con la voz de J enredada en una zarza de guitarras y la potente batería de Erick en primer plano: Virgen de la Soledad, tras la que se produce el saludo de rigor, y Señora de las Alturas, cantada al unísono por gran parte del público. De hecho, sus últimos discos, Una ópera egipcia (tocaron también Romance de Juan Osuna) y La leyenda del espacio (Ya no me asomo a la reja, Si me diste la espalda, Reunión en la cumbre y Alegrías del incendio), dos indudables cimas de su discografía, serán los protagonistas del concierto, junto con su aclamado Una semana en el motor de un autobús (RCA-BMG, 1998), del que tocaron canciones tan conocidas como Toxicosmos, Montañas de basura, Segundo Premio y La Copa de Europa, ya en el último bis.

El concierto se convirtió en un emocionante viaje a través de más de veinte años de carrera, un basto repaso por todos sus discos, excepto Pop (RCA-BMG, 1996), del que el set list tan solo incluía la canción David y Claudia que, finalmente, no llegó a sonar. De su primer disco, Super 8 (RCA-BMG, 1994) las elegidas fueron, para deleite de un público absolutamente entregado, Rey sombra y De viaje; de Unidad de desplazamiento (RCA-BMG, 2000) tocaron dos de sus hits más conocidos, Santos que yo te pinte y Un buen día; de  Encuentro con entidades (RCA-BMG, 2002), extrajeron Corrientes Circulares en el tiempo y Parque de atracciones; y de Los planetas contra la ley de la gravedad (RCA-BMG, 2004) sonaron Nunca me entero de nada y Devuélveme la pasta, que J cantó con el puño en alto durante el pegadizo estribillo.
los_planetas_08052015_3
Dentro de este picoteo desordenado entre canciones emblemáticas, veintitrés, sólo hubo hueco para dos de las nuevas canciones que componen Dobles fatigas, la estupenda Motores de combustión, en la que los reproches sentimentales vuelven ha ser el combustible para más de cinco minutos de espiral planetaria, con un ojo puesto en Una semana en el motor de un autobús; y El duendecillo verde, donde la  violencia verbal que descargan es más explícita aún de lo que nos tienen acostumbrados, situando en el centro de la diana a un personaje que remite claramente a un conocido político. Y entre las novedades, cabe reseñar también Espíritu olímpico, una canción inédita inspirada en unos tangos granadinos que, según anunció el propio J desde el escenario, van a grabar en breve.

Hasta tres veces tuvieron que salir al escenario ante los aplausos de la multitud que abarrotaba la sala, claramente entusiasmada por la intensidad de un concierto plagado de emociones y recuerdos para los seguidores del grupo. Como se ha dicho, reservaron para el final La Copa de Europa, otro tema de larga duración y alto voltaje, que J canta de espaldas hasta que el grupo deja caer un telón definitivo de guitarras sobre el público.


Lugar: Industrial Copera (Granada)
Fecha del evento: 09 de mayo de 2015
Texto: David Cedeño
Fotografías: jmceca

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *