AGAINST ME! en el Kafe Antzokia

Ha llovido desde que Against Me! eran un grupo de anarquistas que lo proclamaban en sus letras y pedían romper a ladrillazos los locales de la cadena de café Starbucks con una música urgente y cantando dejándose la garganta que incitaban a la camaradería y a levantar la birra con esos coros de batalla. Llego el bombazo de “New Wave” y ya sonaban más como una banda de rock al uso para en el siguiente “White Crosses” contarnos que fueron unos adolescentes anarquistas. El tiempo pasa para todos y todo tiene su tiempo y su sitio. El nuevo disco “Transgender Dysphoria Blues“ sigue esa línea de disco de rock que con las escuchas va ganando enteros y se disfruta pero que está más cerca de Green Day que de sus compañeros de Fat Wreck Chords con uno sonido pulcro y con cada cosa en su sitio. Nada que objetar ó si?.

Los primeros en aparecer son el grupo de Bristol Caves que hacen un indie punk rock que me recuerda a los Superchunk, y a los Weezer. Presentan el disco “Leaving” que pasa como un huracán y cuando te quieres dar cuenta ya se ha acabado. Empieza antes de la hora por lo que me pierdo una parte del concierto. En veinte minutos se cascan el setlist, doce canciones que por lo que me dio tiempo a ver sonaban contundentes alternándose en las voces el bajista y la guitarrista.  Acaban con el bajista rebozándose por el suelo del Antzoki y maltratando el bajo de que manera.

El siguiente en aparecer es Roger Harvey que nos deleita con un concierto muy ameno. Canciones potentes que pasan del pop más tranki a la distorsión sonora y que se disfruta por igual. Un trio compacto con un bajo que da mucho empaque a las canciones. Canciones como “Sky” cuyo empiece parece que va a ser el “Sweet Jane” de Lou Reed y con mucho potencial. En “Halloween” se desatan de qué manera y es el momento del concierto. Habrá que esperar a ver cómo suena el disco que saquen pero la cosa promete.

El Antzoki se ha ido llenando poco a poco y ya presenta una buena entrada. En estas aparece Laura Lee Grace y compañía. El peso del concierto lo van a llevar los temas del último disco pero caen canciones de toda su trayectoria que se compaginan bien con las últimas incorporaciones.

Empiezan demoledores con “I Was A Teenage Anarchist” y ya con la gente entregada desde el principio y siguen con “True Trans Soul Rebel” y “12:03” que suenan brutales. Paso a los viejos tiempos con “Cliché Guevara” que es una caña, como pone este tema, y “Pints of Guinness Make You Strong” que sigue supurando fuerza y levanta el ánimo de un muerto. Un “White People for Peace” que es una apisonadora. La banda a por todas. Suena contunde y engrasada 100%.  Es ver al bajo y traerme al Dee Dee de los buenos tiempos con ese corte de pelo y los movimientos que hace. No para en ningún momento. Y con Laura al frente, con mucha entrega y dando todo de sí en cada momento. Se la ve disfrutando durante todo el concierto lo que hace que no decaiga el mismo en ningún momento.

A levantar la birra que llegan “Walking Is Still Honest” y “Those Anarcho Punks Are Myserious”. Como unos Dropkick Murphys pero sin gaita. Temas de su primera época que son recibidos por todo lo alto y que siguen transmitiendo esa locura de juventud. Unos de los temas más cañeros de su último disco “Drinking With the Jocks” para seguido el tema estelar del mismo “FuckMyLife666” que se sale. Suena la vacilona “Don’t Lose Touch”. Más temas de su último disco como “Unconditional Love” y una enorme “Dead Friend”. Siguen con un potente “Turn Those Clapping Hands into Angry Balled Fists” lleno de rabia y fuerza. Laura sigue demostrando que los tiene bien puestos. Es el momento del concierto para el que escribe. Una pasada que te deja fulminado con el grupo desatado. Buff, espectacular. Y de seguido vuelve la caña de verdad con “This Shit Rules” que son los temas que espera la gente y desata el desenfreno sin límites.  Todo esto sin un momento de respiro. Caen los temas uno tras otro sin parar.

Cae “Transgender Dysphoria Blues” para ir perfilando el final con “How Low” y un “Thrash Unreal” que desata la locura colectiva con toda la gente botando y disfrutando de lo lindo. Un intenso “The Ocean” da paso a “Black Me Out” que pone otra vez el Antzoki de bote en bote y con el que acaban pero que deja al personal con ganas de más.

En los bises se marcan la versión de los Replacements “Androgynous” toda una declaración de principios para Laura que antes era Tom Gable. Eso sí que es ser punk y hacer lo que me pide el cuerpo. Con “Miami” vuelve el delirio que alcanza el punto de ebullición con “Rapid Decompression”. Y dando la estocada con “Sink, Florida, Sink” y dejarte la garganta con los whooo whooo whoooo.

Conciertazo sin paliativos. Me voy con las alforjas llenas. Una baqueta y una púa. Sales con el ánimo por las nubes aunque al día siguiente a las 6 de la mañana toque volver a ver la cara de esos que regalan a la parienta flores el día de la madre porque lo dice el Corte Ingles. Por favor, regalarlas cualquier otro día del año o mejor pasteles, que luego la parienta me lo echa en cara que a sus amigas si se lo regalan y me ponen a parir entre ellas y encima el martes a las tantas a casa. Rockeros sin corazón.

Tags


Lugar: Kafe Antzokia (Bilbao)
Fecha del evento: 05 de mayo de 2015
Texto: Antonio Lopez

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *