JOHN FOGERTY AL MENOS UNA VEZ EN LA VIDA!

Yo me enteré porque me lo comentó un amigo: John Fogerty iba a tocar cerca de casa!! Una oportunidad que no hay que dejar pasar, una oportunidad que puede que no vuelva a pasar. Lo curioso es que no iba a ser en ningún macro festival ni en ninguna gran ciudad, sería en Hoyos del Espino, Ávila.

El camino hasta allí es mucho más fácil y sencillo de lo que parece, por carretera buena aunque a veces revirada. El pueblo estaba desbordado de coches, pero había mucho espacio habilitado para aparcar en las campas cercanas al acceso, al recinto. El entorno era incomparable, y el ambiente rockero se veía ya por todas partes.

Rebeca Jiménez abrió la velada. Para mí era una desconocida, y soy de los que piensa que por lo general un concierto se disfruta más si se conoce al artista y su repertorio, pero fue un rato, que sin dejar de pensar en lo que vendría a continuación, resultó ameno y agradable.

Le tomó el relevo Rosendo, una apuesta segura. Nos brindó un concierto potente, dejando la mayoría de sus clásicos para la parte final («Masculino singular», «Maneras de vivir»), pero lleno de energía de principio a fin. Un artista a quien, a diferencia del que vendría a continuación, suele haber más oportunidades de presenciar, y que siempre merece la pena.

Y llegó el gran momento. No todos los días se puede disfrutar en directo de una leyenda viva del rock, alguien a quien llevamos escuchando toda la vida, pero que la mayoría solo habíamos podido escuchado en grabaciones.

El concierto, como era de esperar, estuvo basado en los temas más conocidos de su época como líder de Creedence («Lookin», «Out My Back Door», «Susie Q» o «Down on the Corner») salpicado con algunos temas de su dilatada trayectoria en solitario. Véase «Hot Rod Heart», «The Old Man Down the Road» o «Mystic Highway», una de sus últimas canciones, publicada el pasado año.

Gracias a la gran cantidad de temazos de la que dispone éste artista en su repertorio, mantuvo todo el tiempo un alto nivel de emoción y sensaciones, culminando con «Fortunate Son», seguido de un bis compuesto por tres perlas: «Rockin All Over the World», «Bad Moon Rising» y la coreadísima «Proud Mary».

El temprano final comparado con otros eventos, no resultó para nada frustrante, de esos que te dejan esperando más. Desde luego, hubiéramos disfrutado con más, pero las aproximadamente cinco horas de festival, dejaron a la gente más que satisfecha, y el poder ir pronto a descansar hizo que la vuelta al día siguiente no resultara tan dura. Aunque como siempre, seguro que hubo más de uno que continuó con la fiesta por su cuenta hasta altas horas de la noche.

Por si no tuviéramos ya suficientes recuerdos vinculados a estos temas, nos volvemos con otro increíble de un lugar fabuloso.


Lugar: Hoyos del Espino (Ávila)
Fecha del evento: 05 de julio de 2014
Texto: mikel
Fotografía: Lorenzo Pascual

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *