AZKENA ROCK FESTIVAL 2014 (SABADO)

La jornada del sábado amaneció con el cielo despejado, lo que hizo las delicias de muchos para poder ir al casco viejo de la ciudad y tomar algo y disfrutar de los conciertos callejeros que había y del buen ambiente que se respiraba en la ciudad.

Transcurrido el día se veía que el tiempo cambiaba y que las nubes se acercaban, sobre las cinco empezó a llover con ganas que a más de uno le vino a la cabeza lo que ocurrió la jornada anterior, pero por suerte en unos minutos paro de llover y pudimos tener una jornada de perfecta sin la compañía de la lluvia.

Los encargados de abrir la jornada fueron el torbellino Niña coyote eta chico tornado, que sobre las 17:15h se subieron en el escenario Lou Reed. Formado por Koldo Soret y Ursula Strong, nos demostraron que han nacido para esto de la música, un dúo que se alimenta de rock and roll clásico. No ofrecieron un concierto con algunas canciones en euskera como “lainoa” y otras canciones instrumentales con sonidos potentes y acordes milimétricos que hizo que las nubes se fueran dejos del recinto y nos dejaron un buen comienzo de festival.

Una vez finalizado el concierto del dúo formado por Koldo y Ursula, fuimos directos a la carpa para ver a Deap Valley, otro dúo, esta vez formado por dos chicas, Lindsey Troy (cantante y guitarrista) y Julie Edwards (batería y coros) que tienen muchas similitudes con el desaparecido grupo White Stripes.

En el breve concierto que nos ofrecieron nos presentaron su trabajo de estudio “Sixtrionix”. En el cual vimos como su música va desde el blues a un garaje rock que cautivó a todos.  Al final del concierto hubo unos problemas técnicos que hizo parar el concierto unos momentos,  Julie aprovecho esos momentos para practicar su castellano y mencionar que era el cumple de su compañera, la carpa entono un feliz cumpleaños hasta que se arreglaron los problemas.

Después del brutal concierto de las californianas, nos fuimos otra vez al escenario principal para ver a The temperance Movement, una de las grandes sorpresas que ha dado el festival.

Desde el primer momento el vocalista de Glasgow, Phil Campbell, al frente, Paul Sayer  y Luke Potashnick a las guitarras, Nick Fyffe al bajo y Damon Wilson a la batería transmiten desde el primer momento una fuerza y buen rollo que hizo disfrutar a todos que estuvimos allí. Nos presentaron su único trabajo, el homónimo “The temperance Movement” en el cual nos trasmitieron con sus canciones unos aromas a blues, a folk y a un rock clásico, crudo y sincero.

Una vez finalizado el concierto de los chicos de las islas, puse rumbo otra vez a la carpa para ver a cuatros chicos que todavía no tienen 18 años pero según me comentaron encima de un escenario son una máquina de dar caña sin pausa. Me refiero a la banda irlandesa de The Strypes que hace poco estuvieron de teloneros Arctic monkeys en Barcelona y Madrid.

Los cuatros chicos salieron al escenario bien trajeados y desde el primer momento se hicieron los dueños de la carpa y se ganaron al publico con su música y con una gran puesta en escena que consiguió una de las ovaciones de la noche.

Tras el concierto de los irlandeses, venia uno de los platos fuertes de la noche, Violent Femmes. Fue pisar el escenario y empezaron a tocar “Blister in the sun”,” Please do not go”, “Add it up” y “Confession”, lo que hacía indicar que volvían al Azkena una década después y querían ganarse a los presentes a base de sus mejores temas y de una buen puesta en escena, porque aparte de Gordon Gano, Brian Ritchie y Brian Viglione, estaban acompañados de unos talentosos músicos que hizo funcionar al grupo a las mil maravillas.

Durante el concierto de los de Wisconsin hicimos un parón para ir al escenario 3 para ver a los vitorianos de The Soulbreaker Company que tenían un gran número de fans viéndoles. Este es uno de los grupos locales con más reputación y que mejor saber trasmitir su música en sus directos y esta vez nos ofrecieron canciones de su nuevo trabajo “Graceless”. El poco tiempo que les vi me gusto pero en seguida volví rápido al escenario principal ver el cierre de los americanos que se despidieron con el tema “American Music”.

Tras finalizar el concierto me dirigí a la carpa para ver a Joe Bonamassa que desde el primer momento él y su banda nos demostraron la gran calidad que poseen y magnífico directo que tienen.

Joey sus chicos se marcaron el mejor concierto del sábado, una gran puesta escena, unos músicos bien compenetrados, un líder (Joe) que hizo las delicias de todos con su buen hacer con la guitarra y con las canciones tan rockeras que tocó, entre ellas “Sloe Gin” y “slow train” que ambas se ganó una gran ovación de una carpa que quería que no terminara nunca el concierto.

Otra vez me dirigí al escenario Lou Reed para ver al cabeza del cartel del día Blondie. Debbie Harry salido con pantalón y camiseta de cuadro rojos y negros acompañado de sus chicos. Nos ofrecieron un concierto normalito en el que se podían mejorar cosas como la puesta en escena, aunque también en todo el momento se les vio con ganas en el escenario y tocaron  sus grandes éxitos: “María”, “Call me”, “Hanging on the telephone” y también hubo tiempo para tocar temas de su Nuevo trabajo.

Finalizado el concierto de Blondie, hice una breve pausa para cenar algo y cargar las pilas para la recta final. Una vez cargado las pilas volví al escenario principal para ver a Wolfmother que volvían al Azkena tras su paso en la edición del 2006.

Salio al escenario Andrew Stockdale acompañado de Ian Peres (bajo y teclados) y Hamish Rosser(batería). Se presentaron como trió aunque hay veces que son un cuarteto. Desde el comienzo Andrewse vio con ganas y no paro de interactuar con el público y moverse de un lado al otro, al igual que Ianque no paró de saltar y moverse por el escenario.

Fue un buen concierto aunque se esperaba más de ellos, hubo algún problema técnico que hizo que estropeada algunas canciones.

Ya en la recta final del festival faltaba por ver a Royal Thunder, que nos ofrecieron un grato concierto con un rock duro y técnico. Para terminar me fui por última vez al escenario Lou Reed para ver a Kadavar, que pusieron punto y final al festival con un concierto made in germany, mucha técnica con toques psicodélicos y un rock duro que puso el punto y final a una gran noche de música.

En esta jornada con una asistencia de más 11000 personas, hubo gran grupos, pero por destacar alguno me quedaría con Niña coyote y chico tornado, Deap Valley, Joe Bonamassa y The Strypes.

En líneas generales fue un rotundo éxito la décimo tercera edición del ARF, ya solo queda esperar un año más para volver a mendizabala para disfrutar del mejor rock y del mejor ambiente.


Lugar: Mendizabala (Vitoria)
Fecha del evento: 21 de junio de 2014
Texto: David Mars

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *