YELLOW BIG MACHINE

Hoy tenemos el gusto de entrevistar a la banda bilbaína de Yellow Big Machine, que traen un mensaje, pero a diferencia de los Beatles no es de paz y amor sino de litros de distorsión, parches y baquetas rotos y unos inmensos riffs que se entrelazan con melodías vocales imposibles.
La banda está compuesta por:
Voz y guitarra: Álvaro Luna
Voz y guitarra: Pablo Moreno
Bajo: Sergio Gil
Batería: Roberto Villar
Empezamos con la tanda de preguntas! Yeahhh

 

¿Cómo Nace Yellow Big Machine y como fueron los comienzos?
Yellow Big Machine es un grupo de siempre, incluso cuando no existía, de alguna manera ya existía. Menos Álvaro (el cantante), estudiamos todos en el mismo colegio, en el mismo curso. La idea de formar un grupo siempre estuvo ahí, desde adolescentes. En primero de carrera Pablo conoció a Álvaro, una especie de amor platónico, y es ahí cuando el grupo tuvo nombre y empezó a hacer canciones. Al principio en los locales de Bilborock, y luego ya, en un local propio, en las húmedas catacumbas de la alhondiga Gazteluondo en Rekalde.

(Pablo y Álvaro estudiaban sociología, esto sucedió en el 2006)

 

¿Cuál es la razón o el motivo  por la cual elegisteis el nombre de Yellow Big Machine?
Al primer concierto que dimos llegábamos sin nombre, nos preguntaron eh, pero cómo os llamáis que tenemos que poner el nombre en el cartel. Justo habíamos hecho una canción que hablaba de cosas de colores, una de ellas era una gran máquina amarilla, pensamos que era original y que si no nos gustaba ya nos lo cambiaríamos. Con el tiempo no hemos podido renunciar a él. Es un nombre que nos pega, crecimos en el Bilbao post-industrial y hemos vivido la reconversión de la ciudad, precisamente ensayamos en un edificio industrial que ya apenas tiene industria. Además, es un nombre con dos apellidos y eso da mucha presencia.

¿Aunque las etiquetas no gusten, con que estilo musical os definiríais? 
Podéis ubicar a Yellow en los años noventa. Venimos de allí. Somos un grupo hardcore del principio de esa década. Hacemos música independiente noventera, somos un revival, pero fresco, porque hacemos la música ahora, con amplis y guitarras de ahora. Un grupo alternativo de este tiempo que hace ruido de los noventa en pleno 2013.

¿Qué bandas nacionales o internacionales tomáis como referencia?
En origen nuestras bandas referentes están en la escena del rock alternativo de los noventa (en Estados Unidos). Las influencias musicales de Yellow están en esos grupos, son nuestras madres lactantes. Hablamos de Sonic Youth, Pixies, Mudhoney, Pavement, Dinosaur Jr… y cómo no, Fugazy. Puedes saborear algo de estos grupos en nuestras canciones, un postgusto afrutado a esta época. Siempre va a haber algo detrás de cada nota, una idea, algo que escuchamos, una forma de cantar. Se trata de integrar esas cosas y hacerlas nuestras sin pensar en nuestros grupos favoritos, en nuestras influencias más inmediatas. Es entonces cuando solo queda el grupo. Todo el mundo que entiende de música puede ser capaz de relacionarnos con algo, a nosotros esto ya no nos interesa tanto. Queremos sonar a nosotros. Esto es algo que quieren muchos grupos (por no decir todos) nosotros lo decimos así porque con nuestro siguiente disco vamos a conseguirlo. Queremos ponerle el disco a cualquier persona y que diga, eh, sois vosotros!! Sin llegar a oír la voz, si quiera.

¿Cómo se plantea para Yellow Big Machine lo que queda de 2013?
Potente, muy potente. Estamos sumergidos en la realización del segundo disco. Empezamos a grabarlo en diciembre. Así que ahora estamos en ese momento de máxima creación, ultimando las canciones para el disco. En ese momento previo de voluptuosa hormonación porque un disco nuevo siempre da paso a una nueva etapa.

¿Qué nos podéis contar sobre vuestro nuevo trabajo?
Podemos contar que va a ser largo, un doble vinilo de 16 canciones más un track escondido. Grabamos disco cada tres años así que hay que aprovechar y llenarlo de temas. Podemos contar también que va a ser un trabajo autoeditado. Lo vamos a grabar con nuestro técnico de confianza (Aingeru Malaxetxebarria) en nuestro local, vamos a montar nuestro propio sello y a contratar la distribución. Hemos aprendido muchas cosas, y seguimos aprendiendo mucho gracias a la autoedición. Este proyecto esperamos que nos consolide como banda que se autoproduce de principio a fin.

¿Cómo de fácil o difícil encontráis el proceso de composición de los temas?
Lo encontramos fácil. Componemos de manera intuitiva. Nadie trae nada preparado, nos encontramos en el local y nos ponemos a tocar. Le damos vueltas a una base, a un riff, a una idea hasta que cuaja, si en el próximo ensayo no nos acordamos de ella, cae en el olvido para siempre. Hay canciones que desde el principio saben a adrenalina y que las componemos de una tacada, las tocamos enteras a la primera. Llevamos siete años juntos, y nos pasa eso, sacamos una canción de la nada. Compartimos esa inercia.

¿Qué cosa no toleraríais si fuese necesaria para seguir haciendo música?
No entendemos muy bien la pregunta. En general somos muy tolerantes, y creemos que hasta tolerables. Supongo que seríamos intransigentes con un local caro donde no se pudiese hacer ruido a la noche.

¿En qué salas o festivales os gustaría tocar?
Salas, nos gustaría tocar en todas. En al menos una sala emblemática de cada ciudad. La sala Caracol de Madrid, La Apolo en Barna, la Custom de sevilla, el Cotton en Lleida, en la sala Acapulco de gijón, un bingo en Marbella…
De festivales, en el monkey week (Cádiz) y en el Kutxa Kultur (Donosti) que son festivales no muy grandes. No hay un público masificado, los recintos son acogedores, puedes sentirte cercano a la gente, no son festivales kilométricos, donde no sabes ya ni que grupo está actuando, ni en donde. Para nosotros los mejores conciertos son en salas, y los festivales, cuánto más pequeños, mejor.

¿Quien os gustaría que remezclara alguno de vuestras canciones?¿Cuál de ellas?
Nunca hemos pensado en ello. No tenemos a nadie en mente.  Sí nos gustaría que otros grupos y/o DJs cogieran nuestras canciones y les hicieran un remix, que les pusieran una base electrónica y repitieran estribillos cambiándoles el pitch. Eso estaría bien.

De los grupos con los que habéis coincidido en festivales o salas ¿Quién os ha gustado más en directo?
Nos gustaron mucho los Kubical, de Liberpool. Mucha presencia en el escenario. Tocamos con ellos en Madrid (gruta 77) y en Bilbao (Azkena). Tenia un rollo muy vacilón al tiempo que estaban tocando con mucha clase. Eran tíos muy majos dentro y fuera del escenario, y nos gusto el magnetismo que eso generaba.

¿De qué bandas os sentís cerca? Para tocar con vosotros o hacer de teloneros  ¿Preferís similares o más bien todo lo contrario?
No tenemos ninguna preferencia. Parece que al tocar con bandas similares en el público se genera un rollo endogámico, un público con genética común, muy unido, es una atmosfera muy especial. Pero también es cierto, que a veces coincides con bandas que no tienen nada que ver contigo y le gustas a su público, que es gente que nunca te hubiera ido a ver.  Por otro lado, nos gusta tocar con BELAKO. Hemos compartido escenario dos veces con ellas y ellos y tenemos cierta química.  Tienen mucha energía y de alguna manera, sentimos afinidad.

¿Cual ha sido el concierto en el cual guardáis mejor recuerdo? (actuaciones vuestras)
En Bilbao, sin duda, la semifinal del Villa 22. Confluyeron muchas cosas ese día: el subidón de participar en el Villa, el batería regresó de México para dar el bolo, Llevábamos sin tocar juntos nueve meses, estrenamos dos canciones… fue como volver del exilio a lo grande.
Fuera, al otro lado del río, el mejor concierto fue en el museo nacional de ciencia de Turín (Torino, Italia) tocamos en un escenario grandote en la noche blanca de Turín, entre cadáveres de animales disecados y un público entregado que pensó que habían traído lo mejor de Euskal Herria a Turín. Descubrimos allí a nuestra primera fan rumana ortodoxa.

¿Cuál es la cosa más rara que os ha pasado en un concierto?
Pues una vez fuimos a tocar a Frías (Burgos) y el batería no aparecía, es más, no apareció nunca. Y nunca más se supo de él. Ni contestó al teléfono, ni volvió por el local, ni nada. Esto es verídico y creo que es lo más extraño que ha vivido la banda nunca.
Otra vez, esto ya durante un concierto, al batería, al batería nuevo, el que sigue con nosotros y contesta al móvil cuando le llamamos, se le prendió fuego la toalla y la apagó tocando los timbales con ella.
Y en el Aratxu, en Romo, rompimos cuerda, y mientras Pablo trataba de poner una nueva, nos montamos un set de improvisación muy loco que no hemos podido ni repetir si quiera.

¿Qué ciudad donde hayáis tocado nos recomendáis y porqué?
Todavía no hemos tocado en muchas ciudades (jeje) pero os recomendaríamos Gijón, porque Santander no, la ciudad en sí no está mal, y con un poco de esfuerzo seguro que puedes encontrar una escena musical medio decente, pero no merece mucho la pena. Con el tiempo esperamos poder tocar en Gijón. Hemos odio que hay movimiento, que la gente escucha música, que es como Bilbao pero con playa, así que esperamos poder tocar allí y recomendarla después.

¿Nos podréis recomendar un disco  de ahora y un disco de siempre que os haya influido?
De ahora os recomendamos Siberia de Polvo. Y de siempre os recomendamos Cor crane secret de Polvo. Polvo es una banda fresca que no envejece. Si nuestro Dylan es fugazi, nuestros Rolling son polvo. Pero hay más, somos unos enfermos, no podemos recomendar solo una cosa. Only Real es algo nuevo y guapo. The clean es algo que siempre mola. Y ya paramos de recomendar.

Alguien a quien admiráis que hayáis podido conocer en persona y primera impresión que os trasmitió.
Admiramos a mucha gente, y de entre ellos destaca nuestro mecenas musical: Aingeru Malaxetxebarria. Empezamos a escuchar historias de Aingeru, el batería trabajaba con él en una empresa de sonido. Oímos que tenía un grupo que nunca ensayaba e improvisaba en directo temas de diez minutos, que se quería montar un estudio y que nunca dormía. Todo a su alrededor suscitaba curiosidad. Daba la sensación de ser un tío auténtico. Cuando nos conocimos, parece ser que le gustamos, pues decidió venir con nosotros a hacernos la sonó de los conciertos. A pesar de no tener dinero para pagarle. Confía mucho en nosotros, desde el principio. Y hoy es el día en que le devolvemos la confianza pues vamos a grabar el segundo disco con él. Va a ser técnico, productor y mezclador. ¿Se dice así?¿mezclador? Total, aquel técnico de sonido misterioso, ahora es nuestro mecenas musical, no en lo económico, sino en lo técnico. Es nuestro intermediario entre lo que suena y lo que ha de quedar grabado. (Ah, por si no ha quedado claro por el contexto, atestiguamos que en efecto, se trata de un tío auténtico).

¿A quién os gustaría tener el gusto de conocer algún día?¿porque?
A Thurston Moore. Eso sería la ostia. Es una leyenda para nosotros, una leyenda viva. Somos fans de su manera de entender la música, de hacerla, sin complejos y sin limitaciones, fans de sus afinaciones imposibles. Tener el gusto de conocerle sería inolvidable. Thurston Moore si lees esto, tienes casa en Bilbao.

¿Soléis oír la radio? ¿Algún canal en especial?
Una locura, hemos sido grandes consumidores de radio. Desde los cuarenta hasta Radio 3 a las dos de la mañana. Pero con el tiempo ha dejado de formar parte de nuestras rutinas. Nos gustan las radios locales porque salimos en ellas y avivan el movimiento alternativo. El batería escucha una radio popular de Chiapas, que habla sobre movimientos indígenas campesinos. Koman Ilel se llama.http://komanilel.org/category/audio/

¿Algún sitio especial que haya en vuestra ciudad?
Como grupo sentimos un profundo amor por Bilborock. Se trata de una ex-iglesia abandonada que fue recuperada por el rock. Desde entonces es un sala multidisciplinar que acoge teatro, danza, magia, conciertos …y hasta en una ocasión una ópera porno.

Al principio nos dio de ensayar, más tarde de tocar, y en el momento preciso vio como quedábamos segundos en el Villa de Bilbao. Allí hemos estrenado el videoclip de Phoebe (Jelousy) y hemos dado nuestro concierto más visto. Es nuestro bastión, además de ser un lugar carismático y único. Una iglesia del Rock.

¿Donde vais para buscar inspiración o para relajaros?
Infinidad de respuestas. En el grupo reina la diversidad espiritual. Hay un vegetariano que vive en el monte, un cristiano que vive su fe en comunidad, uno que surfea y viaja mucho, y otro… un cuarto que en fin, le gusta el fútbol y la fórmula 1.
Lo que nos une a todos, es que solemos quedar fuera del local de ensayo para hablar del grupo. Nos ayuda a centrarnos.

El mejor concierto donde hayáis asistido como público fue¿?
No hay consenso grupal, esto es un gallinero. Así que vamos uno por uno, el bajista sergio dice que White Stripes, que apuesta por los White Stripes. El cantante solista sube la apuesta a cien por Ty Segall, Pablo el guitarra, lo ve y todo a lou reed en benicassim 2004. Hagan sus apuestas.

¿Cómo lleváis el trato con los medios? ¿Veis las críticas de vuestras canciones y conciertos como algo que os presiona o que os motiva?
Nos motiva, sobre todo porque por lo general dicen cosas buenas. Un día nos dijeron que tocamos tan fuerte que cuando terminamos el concierto el público se alivia. Eso precioso. También nos han dicho que somos la joya de la corona del Norte y que estamos en el top cuatro de grupos de Bilbao. La verdad, que los medios que se hacen eco de nosotros nos tratan muy bien, y eso anima, anima mucho. Joder si anima.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *